Gatos, perros, cabras y alpacas ayudan a reducir el estrés laboral en empresas japonesas

Las compañías han “contratado” a diversos animales para reducir las tensiones. De hecho, un antiguo pastor inglés llegó a ser nombrado "embajador" y está encargado de los invitados y de calmar al personal.

2298

Las empresas japonesas son conocidas por sus interminables horarios de trabajo y sus estresantes estructuras jerárquicas, pero últimamente algunas compañías han flexibilizado sus reglas e incluso están incorporando a diversos animales para mejorar el ambiente laboral y disminuir las tensiones.

En la pequeña oficina de Tokio de la compañía de informática Ferray, nueve felinos ronroneantes descansan sobre las piernas de sus empleados, saltan de sus delicados cojines a los teclados y duermen y comen en total libertad.

Los gatos están durmiendo justo a nuestro lado, es relajante“, comenta encantada Eri Ito. Pero la situación también tiene su parte negativa, como admite Fakuda, quien cuenta que “a veces caminan sobre el teléfono y cortan la llamada, o apagan los ordenadores al pisar el interruptor“.

Hidenobu Fukuda, que dirige la empresa, introdujo su política de felinos en la oficina en 2000 a petición de uno de sus colaboradores, y autorizó a los empleados a acudir con su minino.

También le doy 5.000 yenes (40 euros) al mes a quien salve un gato“, agrega.

Otras empresas también se han planteado recurrir a los animales para reducir el estrés y la ansiedad de la plantilla.

En Oracle Japan, un antiguo pastor inglés llamado Candy ha sido nombrado “embajador” encargado de los invitados y de calmar al personal, según el sitio web de la empresa. El grupo estadounidense cuenta con un perro en su oficina nipona desde 1991 y Candy, el cuarto, tiene perfiles en Twitter e Instagram.

Por su parte, la firma de recursos humanos Pasona Group “contrató” a tiempo completo a dos cabras en 2011 y dos alpacas en 2013, utilizadas, en parte, con fines terapéuticos.

En Tokio hay alrededor de 60 cafés con gatos oficialmente reconocidos, donde los felinos deambulan entre los clientes.