La revancha de Felipe Mora: De suplente a goleador y figura del campeón

Desde su llegada a Universidad de Chile, a mitad del 2016, el formado en Audax Italiano no tuvo muchas oportunidades, pero la llegada de Guillermo Hoyos, la partida de Gastón Fernández, y su buen nivel, lo llevaron a transformarse en referente del ataque del monarca.

778

Desde la partida de goleadores como Gustavo Canales o Patricio Rubio, en Universidad de Chile penaba la presencia de un artillero que rompiera redes y asegurara para los laicos una buena cantidad de goles por campeonato.

La llegada de Felipe Mora, de buenas campañas en Audax Italiano, a mitad del 2016, hizo llenarse de ilusiones a los aficionados azules, aunque la realidad futbolística del equipo bajo el alero de Sebastián Beccacece no era el mejor escenario para la explosión del atacante.

Si bien marcó cinco goles en el Apertura 2016, la sombra de Gastón Fernández, de buen rendimiento al menos en cuanto a las conquistas, no permitió que el otrora atacante audino desplegara toda su capacidad, ya que para Beccacece “La Gata” era el titular indiscutido.

El comienzo del 2017, y la llegada de Guillermo Hoyos a la banca de la “U” abrieron, en el papel, nuevas posibilidades para el joven punta, pero Fernández seguía siendo el primero en la nómina de delanteros, aunque todo tendría un giro inesperado después de la partida a Gremio del formado en River Plate.

A partir de ahí, la suerte de Mora cambió. Comenzaron a aparecer los goles, y la motivación por parte del propio Hoyos, quien comparó al delantero con David Villa, algo que lejos de amilanar al nacido en el Bicentenario de La Florida, le dio más fuerza para seguir castigando cancerberos.

Tuvo una racha de seis goles en tres partidos, y quizás una de las actuaciones que lo hizo terminar de ganarse el corazón de los fanáticos de los estudiantiles fue en el Superclásico ante Colo Colo, donde marcó un tanto y tuvo un buen partido. También marcó de penal en la derrota ante Universidad Católica, con lo que demostró que los partidos “grandes” no le son para nada ajenos.

Los 13 goles que marcó Mora, que además lo dejaron como goleador del campeonato, marcan otro hito, ya que es el primer máximo artillero azul de un torneo nacional desde Pedro González, quien logró este objetivo en el Campeonato Nacional del 2000.

Es indudable que las grúas, principalmente europeas, vendrán a buscar al punta azul, y la cláusula de cuatro millones de dólares –una ganga para cualquier club del Viejo Continente- podría allanar el camino para su partida, pero en caso de ser así, Felipe Mora se marcharía con la satisfacción de haberle doblado la mano a la adversidad, y transformarse en el “hombre gol” del nuevo monarca del fútbol chileno.