Vivaldi criticó acuerdo entre la Universidad Católica y el Gobierno

El rector Vivaldi puntualizó que él tiene “el deber de hablar en nombre de las universidades estatales, y me parece que este acuerdo es casi una burla para las universidades que han estado privadas de cualquier fondo”.

367

El rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, se refirió al acuerdo que lograron la Universidad Católica y el Gobierno a través de los ministerios de Educación y Hacienda respecto a la distribución de fondos públicos para las casas de estudios, luego del fin del Aporte Fiscal Indirecto (AFI), negociación que criticó duramente.

Se ve tan feo que las universidades que tienen más sigan teniendo más y mucho más. Si se va a premiar, se le va a dar un dinero extra por una movida a las universidades más exitosas, también mandémosle a las que tienen más problemas”, manifestó Vivaldi.

Tras el anuncio, el rector de la cada de Bello manifestó que “si funcionó llevar al arzobispo, yo me pregunto si ustedes saben de qué equipo de fútbol es hincha el ministro de Hacienda, entonces nosotros lo amenazamos con no dejarlo entrar al estadio porque es hincha de la U”.

Y agregó que “uno no entiende finalmente qué tipo de presiones son aquellas que son efectivas para que en cosas tan sensibles de política universitaria el ministro de Hacienda tome sus decisiones”.

El acuerdo en cuestión dice que durante junio de este año será enviado un proyecto de ley que considere -en el marco de la actual restricción presupuestaria- una cantidad de recursos para que las universidades puedan recibir el AFI.

La Pontificia Universidad Católica había demandado al Estado en enero de este año, acusando el no pago de los fondos asociados al Aporte Fiscal Indirecto, los cuales habían causado un perjuicio calculado en $1.700 millones. 

El AFI es un sistema creado en el año 1981, el cual entrega recursos a las instituciones de educación superior que captaran dentro de su matrícula a los 27.500 puntajes PSU más altos del país.

El rector Vivaldi puntualizó que él tiene “el deber de hablar en nombre de las universidades estatales, y me parece que este acuerdo es casi una burla para las universidades que han estado privadas de cualquier fondo”.