Sepa qué cosas se deben considerar al comprar pescados y mariscos en ferias libres

El seremi de Salud metropolitano, Carlos Aranda, realizó una fiscalización y entregó una serie de recomendaciones.

462

El seremi de Salud metropolitano, Carlos Aranda, realizó una serie de recomendaciones a los consumidores durante una fiscalización que efectuó este miércoles en una feria libre de Santiago Centro con el objetivo de inspeccionar las condiciones sanitarias de los carros que venden pescados y mariscos.

“El principal punto de expendio de productos del mar son las ferias libres, donde los carros deben tener resolución sanitaria para almacenar y vender de manera correcta. Los pescados y mariscos pueden ser vendidos en este tipo de carros, pero deben ajustarse a la normativa”, enfatizó.

Durante la inspección, un carro presentó deficiencias higiénicas y estructurales, entre las cuales se encontraban vendedores sin gorra o cofia para el pelo, manipuladores con anillos y pinturas de uñas, por lo que los fiscalizadores iniciaron un sumario sanitario.

CONSEJOS A LOS CONSUMIDORES

Aranda detalló algunas de los antecedentes que deben manejar las personas al momento de comprar en estos lugares. “Un carro de mariscos y pescados debe contar con superficies lavables, estar en buenas condiciones estructurales y provisto de un estanque con agua potable, con el fin de asegurar una correcta higiene del carro, de los productos y de los manipuladores”, explicó.

Además, dijo que debe contar con vitrinas y aparadores con hielo para que aseguren una temperatura de conservación de 5º C o menor.

En tanto, el personal debe tener vestimenta adecuada, utilizar cofia o gorro para el pelo y mantener sus manos limpias, uñas cortas, sin pintura ni joyas.

El manipulador del alimento jamás debe recibir dinero y el cajero nunca debe entrar en contacto con los alimentos”, recalcó.

Aranda añadió que “para evitar riesgos, las personas deben observar los productos del mar para tener certeza que están frescos: no deben tener mal olor, pescados deben tener agallas rojas, ojos vidriosos, carne firme y turgente. Los mariscos deben estar vivos y cerrarse al tacto”.

Recomendamos a las personas que dejen la compra de estos alimentos al final de su recorrido por la feria, para evitar la ruptura de la cadena de frío. No debe pasar más de una hora entre que se compran los productos del mar, hasta que se almacenan en el refrigerador o se manipulan para su preparación”, agregó.

POSIBLE PRESENCIA DE PARÁSITOS

Aranda también aclaró que “los carros de mariscos y pescados de ferias libres no tienen autorización para elaborar platos preparados, no están diseñados para mantener los espacios de una cocina de restorán y su estructura no está pensada para la elaboración de alimentos. Hacemos un llamado a las personas a que no consuman ceviches ni platos preparados en lugares que no tengan resolución sanitaria para elaborar alimentos”.

Además, advirtió que “el pescado crudo puede ser un riesgo para la salud de las personas por la presencia de parásitos, como los anisakidos que pueden estar presentes, los cuales mueren con la cocción o congelación profunda. Estos gusanos pueden causar alergias a las personas o infestarlas, en casos más graves”.

En 2016, la Seremi de Salud registró 76 enfermedades de transmisión alimentaria (ETA) en la Región Metropolitana relacionadas con productos del mar. Desde enero del 2017, ha efectuado 655 fiscalizaciones en carros de ferias libres, cursando 73 sumarios sanitarios.