Este viernes es el Día Internacional del Celíaco

Se estima que el 1% de los chilenos padece la enfermedad. Esta consiste en una intolerancia permanente al gluten, proteína presente en el trigo, centeno y cebada. En algunas personas se manifiesta también intolerancia a la avena por contaminación cruzada.

0
2020

Este viernes se recuerda el Día Internacional del Celíaco, enfermedad que tal como la mayoría de las patologías autoinmunes, muchas personas no conocen su condición.

La prevalencia de la enfermedad celíaca (EC) en Chile no se sabe con exactitud. Sin embargo, se estima que el 1% de los chilenos la padece.

Camilo Aburto, académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Univerisdad Andrés Bello, dice que “es importante tener presente que para hacer el diagnóstico existen criterios internacionalmente consensuados que deben respetarse”.

La evaluación inicial incluye tres exámenes de sangre: medición de IgA en sangre, determinación de anticuerpos antiendomisio (EMA) y de anticuerpos antitransglutaminasa (tTG). Luego el diagnóstico se confirma con una biopsia de intestino delgado.

El mal consiste en una intolerancia permanente al gluten, proteína presente en el trigo, centeno y cebada. En algunas personas se manifiesta también intolerancia a la avena por contaminación cruzada. Esto si no se trata puede traer consecuencias.

“En los niños pueden presentar trastornos del desarrollo y crecimiento, pérdida de peso, vómitos, diarrea, dolor abdominal recurrente e irritabilidad. Mientras que los adultos pueden verse afectados con diarrea crónica, que es el síntoma más común, pérdida de peso, anemia y distensión abdominal”, advierte el nutricionista.

TRATAMIENTO

Los pacientes celíacos necesitan como único tratamiento para mejorar su salud, y controlar muchas de sus complicaciones, una dieta estricta sin gluten durante toda la vida.

“Mantener esta alimentación representa una serie de dificultades, por su elevado costo y por la prohibición absoluta de consumir alimentos derivados del trigo, centeno, cebada y avena”, señala el experto.

El mercado de alimentos chileno no ofrece una gran variedad de alimentos sin gluten, a diferencia de lo observado en otros países. “Esta oferta limitada se debe a que la enfermedad celíaca era consideraba, hasta hace unos pocos años, una enfermedad infrecuente. Una canasta diaria mensual para un chileno celíaco cuesta un 89% más”, destaca.

En cuanto a algunas recomendaciones de alimentos que no deberían faltar en el hogar de un celíaco, Aburto señala que “la Dieta Libre de Gluten (DLG) incluye una gran variedad de productos que permiten al enfermo tener una alimentación saludable y variada. Esta se basa, fundamentalmente, en alimentos naturales y frescos que no contienen esta proteína, tales como: carnes, huevos, leches, pescados, legumbres, frutas, verduras. También cereales sin gluten, como el choclo, quínoa o arroz”.

REGULACIÓN EN CHILE

Respecto a la disponibilidad de alimentos para celíacos en el supermercado, el académico señala que “debido al aumento de pacientes celíacos, varios países desarrollaron legislaciones sobre el tema. En Chile existe poca conciencia de esta enfermedad y no hay una legislación que controle la rotulación de los alimentos, con excepción de las fundaciones Coacel y Convivir”, advierte.

En muchos de los productos no se indica que contienen gluten y en otros casos se informa que “puede contener gluten. A pesar de que cada vez en los supermercados hay más variedad de alimentos para celíacos, estos se ofrecen a un alto costo”, dice.

“Argentina cuenta con una ley celíaca muy completa que, además del rotulado, establece como uno de sus objetivo que al 2016, todas las personas con EC estén diagnosticadas. También promueven que los restaurantes tengan en sus cartas comidas libres de gluten”, detalla.

Y agrega que en Chile “debemos mejorar la red de salud pública a nivel nacional. Actualmente, el mayor número de pacientes diagnosticados presenta enfermedad celíaca atípica, que requiere para su diagnóstico de especialistas y de un sistema de referencia eficiente a lo largo del país”, subraya el profesional y agrega: “Debe crearse una red de laboratorios de referencia con capacidad de realizar los exámenes necesarios para el diagnóstico; actualmente éstos se realizan sólo en unas pocas ciudades principales de Chile”.

Advierte que “en un estudio recientemente realizado se encontró que el tiempo para llegar al diagnóstico es de un año para el celíaco que presenta el cuadro típico y de cuatro años si presenta una forma atípica de la enfermedad. No cabe duda que esta situación debe mejorarse”.