Ossandón y decisión del SII de no querellarse: “Algo huele a podrido”

Senador criticó a los ministros Paula Narváez y Rodrigo Valdés, a quienes calificó de “verdaderos voceros y relacionadores públicos del SII”.

982

El anuncio del director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Fernando Barraza, de no continuar con la arista penal en el caso de las platas políticas sigue provocando la molestia del senador independiente, Manuel José Ossandón, quien afirmó que “es inaceptable que dos ministros de Estado como Paula Narváez y Rodrigo Valdés sean verdaderos voceros y relacionadores públicos del SII, cuando lo que debieran hacer es dar todas las garantías objetivas para que ningún caso judicial quede sin sanciones penales. Tengo la impresión que lo que ellos quieren es ocultar algo o tapar a alguien para que el Ministerio Público no investigue”, aseguró.

Ossandón insistió que “tengo todo el derecho a dudar. Después de escuchar al exdirector del SII Michel Jorrat, donde reconoció que en su momento fue presionado por el ministro del Interior Rodrigo Peñailillo para detener las investigaciones en la arista Soquimich, es imposible dar garantías que ahora no se esté haciendo lo mismo de parte del Gobierno. Si la Corte Suprema y el propio Fiscal Nacional plantean que el Ministerio Público debe tener armas propias para investigar y el Gobierno dice que el SII hace bien la pega, y que no está dispuesto a hacer ningún cambio legal, es porque algo huele a podrido”.

El exalcalde cree que “acá debe haber gato encerrado. Por lo que leo en prensa, tengo la sensación que lo que se busca es tapar el financiamiento ilegal de la precampaña de la Presidenta Bachelet, restringir el acceso a investigar casos de mucha gente de la Nueva Mayoría como el expresidente Frei y también de mi sector, entonces lo que da la impresión es que este es un acuerdo tipo Lagos-Longueira, entre cuatro paredes, donde el autor intelectual es el Gobierno y los cómplices el Servicio de Impuestos Internos y mucha gente de la política que quiere evitar a toda costa juicios penales. Lo más triste de todo es que acá no hay igualdad ante la ley y se demuestra que en Chile hay dos países, uno de los cuales tiene tratos especiales para los más poderosos”.