Nicolás Peric y su frustrado arribo a equipos grandes: “Mis hijos no se alimentan con una camiseta”

En conversación con Triunfo, el arquero de Audax Italiano revela por qué nunca se calzó la camiseta de un “gigante” de Santiago, además de entregar sus sensaciones por pelear el Torneo Clausura con los itálicos, y su candidatura a “Rey Guachaca”.

1966

El difícil momento que atraviesa actualmente Paulo Garcés en Colo Colo, luego de una serie de errores que dejaron a los albos sin margen en el Torneo Clausura, ha llevado a que se levanten muchos rumores sobre la posible llegada de un reemplazante para el “Halcón”.

Y en este sentido, uno de los nombres que han rondado el estadio Monumental, junto con el de Matías Cano, de San Luis de Quillota, es el de Nicolás Peric, quien actualmente defiende a Audax Italiano.

A más de alguno le habrá causado extrañeza que el “Loco”, con la trayectoria y aptitudes que posee bajo los tres palos, nunca se haya puesto la camiseta de un equipo denominado grande, como por ejemplo el Cacique.

En diálogo con Triunfo, el guardameta explica las razones de este hecho: “Nunca me volví loco por jugar en un equipo grande. Tuve las oportunidades para ir a alguno, pero nunca me quitó el sueño. En algún momento me preguntaron cuánto quería ganar, yo dije ‘x’ cantidad, y me dijeron ‘no, pero cómo, si tú te vas a poner la camiseta de éste equipo’… Y yo tengo dos cabros chicos y ellos no se alimentan con la camiseta de este equipo, les dije. O sea si me iban a exponer mediáticamente, porque en ese momento al pasar a un grande no iba a poder salir a la calle tranquilamente, ellos tenían que pagarme por eso, es el costo que tenían que asumir. Me dijeron que no, y listo, hasta luego y no hay nada más que hablar”.

Nunca fue mi prioridad, porque si lo hubiera sido, lo hubiera hecho sin ningún problema. Para mí siempre fue un sueño jugar en Rangers, debutar ahí, y si me preguntas lo que me quedó pendiente, fue levantar un campeonato con Rangers”, complementa.

Entonces, el nacido en Talca prefiere centrarse en el presente, que lo tiene peleando el campeonato con Audax Italiano, cuadro que está a cuatro puntos de la cima, cuando sólo restan cuatro fechas para el final.

-¿Cómo se explica este buen momento de Audax?

-Pasar de luchar por “salvarse de” a pelear por algo como un campeonato, te llena de ilusión. En general, acá el fútbol ha cambiado, desde la llegada de Marcelo Bielsa, y lo que ha hecho la Selección chilena después, y eso ha influido en la mentalidad de cada uno; todos buscamos hoy en día un poquito más. Antes teníamos figuras que brillaban por lo individual, como (Fabián) Orellana, (Carlos) Villanueva, (Franco) Di Santo, y hoy es un trabajo en conjunto. Esa es la principal figura, no hay un nombre que sobresalga por sobre el resto.

-¿Qué significaría para ti levantar el título con esta institución?

Ser campeón, sin duda, corona todo un conjunto de situaciones. Por ejemplo, tener la posibilidad de ser campeón con Audax, por todo lo que he vivido en el club, en la primera y segunda etapa, y el cariño que le tengo a la gente del club, seguramente sería algo maravilloso, pero todavía queda cuento para seguir leyendo y escribiendo.

Pero el buen momento que atraviesa el conjunto de colonia dentro de la cancha, contrasta con la preocupación fuera de ella, debido a la polémica que protagonizó el club con la Municipalidad de La Florida por el uso del estadio Bicentenario de la comuna.

Incluso, el mismo Peric tomó la palabra hace unas semanas, y criticó la actitud de la alcaldía con respecto al tema, algo que reafirma: “No me gustaría ser hincha de un equipo donde me sacan partes cuando voy al estadio, más cuando sabemos que es un espacio donde la gente va a divertirse, que busca algo en común, que va con la familia, más cuando el club es patrimonio de la familia en La Florida, entonces: ¿Qué queremos? ¿Que el club se vaya de la comuna? ¿Que la gente no vaya al estadio? ¿Que a Audax le vaya mal? Yo no lo sé. ¿Por qué no le damos chance a la gente de que sea más cómodo ir al estadio sin echarlos? Eso es lo que a mí no me cierra”.

-Posteriormente hubo un comunicado de la municipalidad con acusaciones de no pago de contribuciones del club, ¿lo leíste? ¿Qué te parece?

-No entiendo qué tienen que ver las contribuciones con el tema de que la gente no pueda ir al estadio, pero además eso se transformó después en un ataque personal, porque leí que salía mencionado Lorenzo Antillo. Era con nombre y apellido, y yo no nombré al alcalde ni nadie, sólo hablé del municipio porque el estadio es municipal. Ahora si Audax es el encargado de tener el estadio en condiciones, tiene que saberlo y hacerse responsable. Igual yo a veces me paseo por el estadio, y, por ejemplo, los baños públicos son acorde al estadio de primer nivel que tenemos, pese a que la cancha no es lo que quisiéramos, pero es lo que nos toca. Pero el resto del estadio, como accesos, estacionamientos, están bien. El aspecto económico lo desconozco, y tampoco soy quien para decir si la municipalidad miente o no. No sé si el club le debe plata, porque no soy el contador, pero lo que veo es que el estadio está bien, y espero que la gente de La Florida trabaje de la mano con el club, ya que también es un estadio lindo para hacer actividades de otro tipo, ya que la cancha no es de pasto y no se gasta; entonces se pueden hacer otras cosas, ya que los estadios no son sólo para jugar al fútbol.

“NO ME HE PUESTO FECHA PARA EL RETIRO”

Con 38 años, Nicolás Peric tiene claro que el momento de poner fin a su carrera está cerca. Sin embargo, prefiere no pensar tanto en ese momento, ya que aún disfruta de la actividad, así como también opta por hacer una evaluación de su recorrido en el fútbol cuando deje de jugar, y no antes.

“Desde que era muy niño siempre dije que no iba a hacer ninguna evaluación, o mirar hacia atrás hasta el día en que me retire, porque evaluar algo que no ha terminado no es correcto. Tú evalúas algo cuando terminas ese periodo o etapa. Mi etapa no ha terminado, y por ahora no quiero mirar hacia atrás. Cuando termine mi carrera voy a hacerlo y pensaré en lo que hice bien o mal”, remarca.

-¿Pero te pones plazos para dejar de jugar?

-En Audax me queda un año y medio más, eso es lo primero. No sé si quiero seguir jugando después de eso. Si tú me dices hoy, quiero jugar, tengo muchísimas ganas de jugar. Nunca he tenido una lesión invalidante, he sido afortunado, y he sabido cuidarme también. Todos los días me levanto con ganas de venir; esta es mi alegría. Yo vengo acá y esto me entretiene, y en la medida que eso siga pasando, y que esto sea mi liberación, sería un poco loco dejarlo, dejar algo que me hace bien. Por eso aún no me he puesto una fecha para el retiro, aunque sé que está cerca, no está tan lejos. Entonces, hay que disfrutarlo hasta el momento que tenga que ser.

Al revisar el recorrido que ha realizado el exCobresal sin duda destaca su paso por Argentinos Juniors, con Claudio Borghi en la banca, elenco en el que logró coronarse campeón del fútbol argentino, algo que el “Loco” recuerda con mucho cariño.

“Siempre quise jugar en Argentina, creía que tenía la capacidad para hacerlo. De hecho, cuando viene el “Bichi” (Borghi) y me dice si quiero ir, no lo pensé mucho y le dije que sí. Fue una experiencia maravillosa”, comenta.

-Incluso te tocó dar una vuelta olímpica…

-Me tocó ser campeón con Argentinos Juniors después de muchos años que no lo lograban. En Argentina el reconocimiento es eterno, yo puedo darme una vuelta por La Paternal y el aplauso, el abrazo y el beso de la gente está ahí, y me van a reconocer toda la vida. En Argentina es así, sobre todo en La Paternal, que es un barrio muy de su equipo. Me han invitado muchas veces para ir al estadio, y es algo que está pendiente y quiero hacer, porque incluso ahora Argentinos está cerca de volver a Primera División. Sin dudas esa ha sido una de las experiencias más imborrables de mi vida.

-Después de tu retiro, ¿piensas seguir ligado al fútbol? ¿Como entrenador por ejemplo?

-No me veo como entrenador, pese a que me metí a hacer el curso, pero porque hay muchos amigos ahí, para estar con ellos y entretenerme los lunes. Yo puedo hacer el curso por internet en Argentina, porque jugué ahí y tengo la posibilidad, pero la verdad no lo haría para ser entrenador.

-Entonces, ¿para qué lo harías?

-Por ejemplo, se han abierto algunas puertas para ser comentarista deportivo, y eso requiere un respeto y preparación absolutos, principalmente por la gente que te está escuchando o mirando. Tú tienes que prepararte para una situación así, porque se me caería la cara de vergüenza si me siento al lado de alguien que se ha preparado mucho y yo estoy ahí gratuitamente por haber sido jugador. Siento que hay que prepararse especialmente para eso. Si me meto a estudiar para entrenador, sería para estar preparado para enfrentar situaciones que vendrán ligadas al fútbol o al deporte más adelante.

“EL FUTBOLISTA CHILENO ES BASTANTE ‘GUACHACA’”

Es bien sabido que Peric es un tipo carismático, que en más de una ocasión ha tenido reacciones que desatan la risa de los hinchas. Por esto no sorprendió demasiado que haya aceptado de buena gana la nominación a “Rey Guachaca”, premio que entrega todos los años el diario La Cuarta.

Y en esa misma línea, el golero se reconoce como un “compipa” más: “Me preguntaron si reunía los requisitos para ser ‘Rey Guachaca’ y dije que sí, creo que soy un buen representante de los ‘guachacas’ de Chile, y de nuestras costumbres, porque al final el ‘guachaca’ es aquel que trata de mantener vivas las costumbres del país”, sostiene.

-¿Los hinchas te dicen algo en la calle con esta candidatura?

-De lo que me he dado cuenta con todo esto es que el hincha del fútbol es muy respetuoso y cariñoso. Si bien te pueden estar puteando en algún momento en el estadio, es muy respetuoso con sus jugadores. Es agradecido con el espectáculo que entregamos. Me han dado muchas muestras de cariño, y hasta el día de hoy no ha habido ninguna falta de respeto, ni algo que no vaya de la mano con lo que se está haciendo, y eso se agradece.

-¿Y el futbolista chileno es “guachaca”?

-Generalmente viene de un estrato socioeconómico no tan alto, y el “guachaca” también va un poquito de la mano con eso. El futbolista chileno es bastante “guachaca”, es algo que está ahí, en nosotros, en el día a día, en la broma rápida, el chiste, en lo vivo. Y así como soy yo, seguramente habrá muchos otros más adelante.

-¿Cómo es tu relación con el resto de tus compañeros del fútbol?

-Es espectacular. Tengo muchos amigos en el fútbol. Si hay algo que cuando me retire podré decir es que hice muchos amigos. De eso estoy agradecido al fútbol, por haber conocido gente linda, de la lealtad del futbolista. El futbolista es lo más sagrado que existe en el fútbol, o sea, entre dirigentes, representantes, técnicos, y todo lo que rodea el fútbol. La lealtad del futbolista es a toda prueba, y por eso mismo creo tener tantos amigos en el fútbol, porque así como soy en el día a día, soy con ellos. Yo no me refugio en nada para hablar con ellos, por eso creo que ellos también lo sienten así, y tengo muchos amigos. Soy capaz de darle la mano y mirar a los ojos a todos, porque si bien nos hemos agarrado con muchos, nunca hemos dejado de darnos la mano y un abrazo después cuando termina, sabiendo que es nuestro trabajo. Todo muere en la cancha.