Sicólogo juvenil valora aporte de “13 reasons why” en debate sobre suicidio adolescente

La popular serie ha sido cuestionada por proponer una naturalización sobre un tema incómodo, pero es defendida por el experto en mediación familiar de la Universidad San Sebastián Rodrigo Venegas, precisamente por visibilizar un tema que los padres ignoran.

1360

Descrita como un perfecto relato sobre cómo pequeñas decepciones y desencuentros empujan a un adolescente al suicidio, la serie de Netflix “13 reasons why” es un drama con tintes de misterio sobre los verdaderos motivos que llevaron a la joven Hanna Baker a cortarse las venas. Razones que, como alude el título, quedan desperdigadas en 13 cintas de cassette en los que la propia Baker informa a sus acosadores sobre la raíz de su decisión.

Estrenada a fines de marzo, la serie ha alcanzado gran notoriedad por abordar temáticas tan contingentes como el bullying y el suicidio adolescente. Un sensible tema generacional que va de la mano con una tendencia a proponer a la tecnología y los desapegos como ingredientes de diversas ficciones millennials como “Black mirror”, “Love” o “Girlboss”.

“13 reasons why”, basada en una novela para adolescente de 2007 del escritor Jay Asher, ha sido cuestionada por su crudeza y por, supuestamente, naturalizar el suicidio. Instituciones como el Hunter Institute of Mental Health, a través de su directora Jaelea Skehan, publicó una lista titulada “Seis razones por las que me preocupa una serie de televisión”.

Investigaciones sobre el tema establecen una correlación positiva entre el manejo de información respecto del suicidio en aspectos como: sensacionalismo, posición de héroe de la víctima, entrega de imágenes directas del suicida, la transmisión del mensaje del suicida entre otras y el aumento de los intentos suicidas, en particular en adolescentes. Al respecto, Rodrigo Venegas, psicólogo infanto juvenil y académico de la Universidad San Sebastián, explica que “dichas correlaciones no quieren decir que existe una condición causal entre la exposición inadecuada de los medios y la conducta suicida; más bien, la presentación de personajes famosos o mediáticos, influyen en la decisión de suicidarse en personas que están vulnerables o a punto de tomar dicho camino”.

El experto en terapia familiar destaca que “en personas vulnerables o con ideación suicida, la presentación continua del tema en medios de comunicación, les permite naturalizar sus pensamientos, volviéndolos posibles de hacer, los datos específicos del suicidio le entrega ideas para ejecutarlo correctamente y la presentación de la vida y en posición “romántica”, les permite soñar un final finalizar, heroico y en algunos casos fantasear con ser famosos a partir de su acto”.

En este sentido, el académico de la USS hace referencia a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, OMS, para que los medios de comunicación puedan gestionar las situaciones de riesgo asociadas a ellos, siendo las más importantes “No tratar las noticias sobre suicidios de forma sensacionalista, evitar especificar detalles sobre sus características y circunstancias, aportar información precisa, responsable y ética, aprovechar la oportunidad para educar a la población, ofrecer información sobre los recursos de ayuda disponibles, y tras un suicidio, tener siempre en cuenta el impacto que la información pueda producir en los familiares y allegados”.

Venegas detalla que respecto del bullying y el suicidio, un estudio de la Asociación de Pediatras de Estados Unidos reveló que hasta el 78% de los adolescentes que termina por suicidarse, fue acosado en la red y en la vida real. “El estudio, realizado entre 41 casos de suicidios en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Australia, también muestra que 13 de los jóvenes sufrían a su vez trastornos de personalidad, y síntomas de depresión en seis de ellos. Las edades de los casos de suicidio estudiados giraban en torno a los 13 y los 18 años”, advierte.

De esta forma, de acuerdo al psicólogo las medidas preventivas van desde comenzar a sacar el bullying del espacio del tabú, “hablarlo en las casas y en los colegios; los establecimientos educacionales deben tener un plan de convivencia efectivo y medidas concretas para identificar y prevenir el bullying, así como crear instancias de mediación escolar y generar espacios de contención desde los docentes”, apunta Rodrigo Venegas.

Así, la propuesta de “13 reasons why” es una exitosa forma de poner el problema del bullying y el suicidio en boca de todos, concluye. Sin embargo parece ser recomendable que la serie debe ser vista en familia, para ser conversada y analizada en todas temáticas conflictivas.