Esteban Paredes: “Le tengo temor al día en que digan que no corro, que estoy viejo”

El capitán y goleador de Colo Colo dio una entrevista a Qué Pasa donde admitió que quiso ser detective, que su mamá lo abandonó a los cinco años y su gran miedo al final de su carrera.

0
430

Esteban Paredes hizo una pausa respecto al fútbol para entregar detalles sobre su vida en una extensa entrevista a la revista Qué Pasa publicada este viernes.

En ella, el capitán y goleador de Colo Colo confesó que quería ser detective. “Me gustaba el tema de la investigación, de pillar a los malos. Veía películas”, admitió el artillero.

Eso sí, dijo que no postuló porque “tenía unos tíos medios malos. Antes te revisaban todo: los antecedentes de toda la familia. Hoy creo que sólo de los padres. Y como mi tío tenía papeles, no pude. Igual después cuando ya jugaba en Colo Colo, un amigo, al que le decimos el Jimmy Carter, me llevó a la escuela y me hizo un tour. Vi donde hacían los simulacros, todo”.

Además, el ex Santiago Morning contó que su madre dejó su casa cuando él tenía cinco años. “Mi mami hasta el día de hoy lo único que acepta es que se fue y que de los cinco a los trece años nunca me vio. Eso es lo que siempre le reproché, porque todos los papás pueden separarse, por cualquier razón, pero ellos no dejan de ver a sus hijos. Eso le reclamé cuando volvió. Uno de repente se apega más a la mamá como hombre, pero acá fue lo contrario. Me quedé con mi papá, primero me criaron unos tíos, después otra señora”, rememoró.

Paredes, también añadió que la estabilidad familiar es fundamental para su momento actual. “Yo creo que lo más importante para poder rendir es estar bien en la casa, en la familia. Porque cuando estás con problemas en la casa, de cualquier tipo, vienes a entrenar con preocupaciones, por más que uno diga que entra a una cancha de fútbol y se le olvidan. Están igual ahí los problemas. Eso te saca un poco del entrenamiento, del partido”, sostuvo.

Por último, confesó uno de sus grandes miedos: “Le tengo temor al día en que digan que no corro, que estoy viejo. Cuando pase eso uno tiene que darse cuenta antes y dar un paso al costado. Es parte del proceso que uno vive y hay que estar preparado y saber cuál es su límite. Voy a seguir jugando hasta que físicamente no dé más”.