¿Cómo renunciar al trabajo y salir por la puerta ancha?: 5 consejos

Según estadísticas, el 30% de la fuerza laboral chilena está en constante búsqueda de empleo, pero sólo el 10% logra cambiar efectivamente de ocupación.

0
1276

Según expertos, los que forman parte de la generación Millenials -los que han nacido de 1980 en adelante- son las personas que más veces se cambian de trabajo debido a que prefieren los proyectos desafiantes, independiente del sueldo, privilegiando otros factores como trabajar desde la casa o no tener horario de oficina. Mientras que los de la generación X -los nacidos desde 1960 a 1980- prefieren la estabilidad económica, ojalá logrando un aumento salarial y mayores desafíos dentro de la misma empresa.

Es por eso, según un estudio de la consultora en reclutamiento especializado Michael Page, más del 30% de la fuerza laboral chilena está en una constante búsqueda de empleo. Sin embargo, sólo un 10% logra hacerlo.

La firma experta señala que entre las causas por las cuales las personas deciden dejar su trabajo están: descontento con la jefatura, búsqueda de mejor sueldo o ambiente laboral.

¿Pero cómo hacerlo sin quedar mal con el empleador y así salir por la puerta ancha? Conzuelo Pi, Manager Sales & Marketing de Michael Page, entrega las siguientes 5 recomendaciones.

1.- Informar al jefe directo. Esto significa generar una instancia formal con la jefatura directa y manifestar la decisión de renuncia con las razones que generaron esta decisión. Se recomienda dar argumentos de base y mantener el profesionalismo, ser sincero con el empleador, pues ellos valoran este feedback para generar cambios y oportunidades para sus empleados.

2.- Notificar con tiempo. Avisar con un tiempo prudente la decisión de cesar las labores en la compañía. Lo ideal es informar un mes antes como mínimo. De este modo, la empresa podrá buscar un reemplazo para el cargo.

3.- Traspaso de información. Renunciar de manera oportuna permitirá dejar los asuntos pendientes en orden, hacer los traspasos que se requieran al equipo que tomará las funciones. Si es necesario, el colaborador deberá ofrecer un entrenamiento para quien tome el cargo.

4.- Ser responsable y agradecido. Es fundamental desempeñarse de la mejor manera hasta el último día, agradecer las instancias de aprendizaje que se hayan generado en el puesto. Además, ser responsables implica mantener la confidencialidad de la información a la que se tuvo acceso durante su permanencia en la empresa.

5.- Mantenerse en contacto. Generar redes de contacto siempre sirve, pues nunca se sabe quién podría ser el próximo jefe y qué nexo puede tener con el antiguo empleador.