La Semana Santa si bien es un momento de reflexión para el mundo católico también es una fecha de tradiciones donde aumenta el consumo de pescados y mariscos y también de huevitos de chocolate para la Pascua de Resurrección.

En el mercado actual chileno existe una gran variedad de chocolates de distintas marcas. Cada producto va  a presentar diferentes ingredientes, como por ejemplo azúcar o endulzante, manteca de cacao o manteca vegetal, o va tener en su composición más cantidad de cacao que otro.

Las nutricionistas Pamela Godoy y Claudia Tomé, del Cesfam Maipú, ponen de relieve que en esta fecha las personas que sufren de diabetes o resistencia a la insulina tienen que evitar la compra y consumo de chocolates con azúcar y deben optar por uno  con mayor cantidad de cacao y sin contenido de azúcar (sacarosa).

Tampoco se recomienda el chocolate amargo dado que contiene igualmente calorías y grasas.

La idea es consumirlo de forma moderada –plantean- es decir, respetar la porción indicada en el envase (en este caso la porción son cuatro cuadraditos, que equivale  a cuatro huevitos de chocolate, que en cantidad de azúcar es igual a cuatro cucharaditas) ya que siempre debe moderar el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar, grasas, sodio (sal).

Las especialistas recomiendan, para mantener una vida sana, confeccionar huevitos caseros bocados de fruta (con un saca bocados) y bañarlos en chocolate. Armar los envoltorios con papel celofán o pintar sus envases con témperas.

CHOCOLATE AMARGO

Últimamente se ha dado a conocer el chocolate amargo, de sabor menos dulce debido a que tiene mayor cantidad de cacao,  pero no siempre va ser un chocolate sin azúcar o sin calorías. La cantidad de cacao que tiene el chocolate se mide a través de porcentaje.

El porcentaje de cacao, según explican, se refiere a la cantidad mínima de derivados del cacao contenidos en el chocolate: extracto seco de cacao o pasta de cacao (un sólido) y manteca de cacao (una grasa).

Que un chocolate tenga un 90% de cacao significa que en ese porcentaje se incluye la pasta o extracto seco de cacao y la manteca de cacao, que pueden ir en proporciones distintas, según el fabricante, para darle un determinado sabor o textura. El resto, el 10% puede ser azúcar, emulgente (lecitina de soja), vainilla o vainillina u otros aromas, etc.

Pamela Godoy y Claudia Tomé indican que el chocolate amargo tiene propiedades nutricionales que aportan a nuestra salud, como es el caso de los flavonoides que son conocidos antioxidantes naturales (también están presentes en frutas como la uva) que enlentecen el envejecimiento de la piel, hígado y órganos del cuerpo, tienen propiedades antiinflamatorias.

“A mayor cantidad de cacao  obtenemos una mayor cantidad de flavonoides. A pesar de estas virtudes, existen otros ingredientes del chocolate que no  permite indicarlo de manera más libre. Al comparar 100 gramos de chocolate de leche con 100 gramos de chocolate 85% cacao, existen grandes diferencias observadas en el etiquetado, el contenido de grasa es más alto en los chocolates con mayor  aporte de cacao y en el chocolate de leche el contenido de azúcar, sodio y calorías es mayor en 100 gramos”, apuntan.