Gracias a las diferentes ofertas que existen hoy en el mercado, los chilenos viajan cada vez más al exterior en temporada baja y especialmente ahora que se acerca Semana Santa. Pero alrededor de un 70% lo hace desprotegido, no considerando los imponderables que pueden ocurrir a miles de kilómetros del hogar, que pueden tornar el viaje en una verdadera pesadilla.

En esta feriado, según datos de la Dirección General de Aeronáutica Civil, tradicionalmente Sudamérica acapara el 70% de la atención de los viajeros chilenos, especialmente Argentina,  Brasil y Perú, que son los destinos más cercanos. Del 30% restante, EEUU sigue a la cabeza.

“Las estadísticas muestran que a la mitad de los viajeros les puede ocurrir un percance, siendo  más habituales los de salud, extravío de equipaje, atrasos o cancelaciones de vuelos y pérdida o robo de documentos, entre otros”, explica Marcelo Pérez, director para Chile de Assist Card.

De hecho, se estima que un 85% de los requerimientos de asistencia son por problemas de salud, donde a nivel general,  las enfermedades respiratorias, gastrointestinales, dentales, traumatológicas y dermatológicas ocupan los primeros lugares de frecuencia a nivel de adultos. Ello es similar en los niños, que suelen verse afectados especialmente por resfríos, alergias respiratorias, cólicos, caídas, fracturas, intoxicaciones alimentarias, insolación, picaduras y quemaduras.

Es importante considerar que, según la región elegida para el viaje, hay enfermedades o accidentes que son más fáciles de contraer o sufrir.

“Por ejemplo, en las grandes ciudades, problemas respiratorios, gripe y traumas por accidentes de tránsito son las más habituales; en zonas tropicales, las infecciones respiratorias, digestivas (diarrea del viajero), picadura de insectos (dengue, malaria, fiebre amarilla); en el Sudeste Asiático poliomelitis y rabia; en África: malaria, ébola y rabia; mientras que sarampión en ciertas partes de Europa y EEUU”, destaca.

Según estudios hechos por Assist Card, las zonas de mayor riesgo para los viajeros, por un tema de infraestructura médica, son las zonas rurales despobladas de Asia y América Latina; el norte y centro de África, y algunas islas del Caribe. Estados Unidos, Europa Central, República Dominicana, Japón, Canadá, Antillas, Bahamas y Hawai son los más caros en materia de medicina. Asimismo, y en Latinoamérica, lo son Chile, Brasil, Cusco y Cancún; y si de riesgos de infección se trata el Sudeste Asiático, India, África, Caribe y América Central encabezan este ranking.

 ALTO COSTO

Los costos que demandan en el extranjero algunas de estas enfermedades, si la persona no está cubierta, son altísimos: a modo de ejemplo, una apendicitis puede costar 18 millones de pesos chilenos, mientras que una consulta por otitis o resfrío puede costar sobre100 mil pesos en Latinoamérica; cerca de 200.000 en Europa o Asia, pudiendo remontarse sobre los 300.000 pesos en Estados Unidos.

Una atención mediana, como fractura de un miembro u operación poco compleja, cuesta en Latinoamérica unos 1.974.000 pesos; en Europa y Asia más de 13 millones; y nada menos que más de 46 millones de pesos en EEUU.

Algo más complejo como una terapia intensiva puede costar por día 3.290.000 pesos en Latinoamérica; 3.619.000 pesos en Europa; 2.632.000 pesos en Asia, pudiendo ascender a más de 13 millones de pesos diarios en EEUU; al tiempo que una repatriación de emergencia puede llegar a costar 164.500.000 pesos.

“El chileno medio suele organizarse para salir una semana al extranjero, viaje que se puede ver truncado por alguno de estos problemas de salud, lo que no solamente se mide por el gasto económico, sino también por el problema que significa no saber a quién acudir, ya que en el extranjero no suelen tenerse redes de apoyo si no se viaja protegido”, agrega Pérez.

La asistencia al viajero de Assist Card opera por teléfono a través de una App de última generación que brinda todas las asistencias que el viajero requiera. En el caso de asistencia médica, ella se da donde se encuentre el pasajero, ya sea organizando su cita en un centro asistencial o enviando un médico al hotel o una ambulancia si se requiere, resolviéndose el 90% de los casos en pocas horas y el 10% restante antes de 24 horas por tratarse de personas alejadas de zonas con centros asistenciales o con médicos cercanos, señala el ejecutivo.

Los planes anuales van desde 14 centavos de dólar al día y planes diarios desde 3 dólares que otorgan una cobertura de 20 millones de pesos, los que incluso pueden pagarse con tarjeta de crédito en 3, 6 ó 12 cuotas. Estos planes cubren  a mujeres embarazadas y también a personas con enfermedades preexistentes.