Librería del Desierto siembra clásicos de la literatura en San Pedro de Atacama

El librero Diego Álamos regenta este galpón que reúne el adobe, la sal y el sol de Antofagasta con un catálogo diseñado para descubrir la región y sus raíces

0
3575

A 4 kilómetros de la plaza San Pedro de Atacama está ubicada la Librería del Desierto. Una sui generis experiencia literaria en un lugar que suele ser inhóspito para la actividad cultural institucional, pero que cumple con una necesidad vital de los habitantes de la zona.

El librero Diego Álamos regenta este galpón que reúne el adobe, la sal y el sol de Antofagasta con un catálogo diseñado para descubrir la región y sus raíces. Los títulos, sobre historia local, ciencias sociales, fotografía, cartografía, infantiles, novelas contemporáneas en inglés y francés también se presentan colgando de los algarrobos y chañares del lugar.

Álamos es licenciado en Filosofía y diplomado en Edición y Publicaciones. Dice haber notado que el mercado editorial era un espejismo en ésta zona y que identificó no sólo una oportunidad allí, sino un lugar para quedarse.

“Con la Librería del Desierto y Ediciones del Desierto, hemos publicado hasta la fecha 6 libros de autores regionales, por ejemplo la novela “Las lunas de Atacama”, de la reconocida escritora antofagastina Andrea Amosson, así como reeditamos el clásico de Lautaro Núñez, “La Tirana, desde sus orígenes hasta la actualidad”. La idea con este proyecto de librería y editorial es convertir el desierto en un lugar de encuentro con la literatura chilena y la industria editorial nacional”, explica el gestor cultural.

La librería es una excepción al modelo tradicional del negocio, dice Álamos. No está en una avenida concurrida en el corazón de una ciudad para poder sostenerse. Al contrario, desde esta ruralidad propone un cambio simbólico: “el libro es un viaje y su acceso también. Es cierto, se piensa que entre más céntrico se está, mayor acceso al libro hay, y eso es otra trampa del pensamiento populista. La transversalidad de la lectura, en mi opinión, se alcanza de otra manera, pues ya se sabe que ni el IVA, los precios bajos ni tener una librería a la vuelta de la esquina crea más lectores o lectoras”, dice.

“La apuesta de la Librería del Desierto, como la única librería en la ruralidad, se traduce en una invitación a un viaje, convirtiéndose en un punto de encuentro entre los libros y el viajero. En este sentido, me atrevo a decir que, desde que abrimos, somos una librería que ha logrado que personas que nunca habían entrado a una librería en su vida, puedan conocer una por dentro”, agrega confiado.

-¿Cómo dirías que aporta un entorno agreste como el del cielo, el suelo y el sol del desierto nortino a la idea tradicional del negocio de la librería?
El oasis, las diminutas manchas verdes vistas desde el espacio que son los ayllus de San Pedro de Atacama, en mitad del desierto, entre la cordillera de la Sal, la de Domeyko y la imponente cordillera de Los Andes, al borde del Salar de Atacama, hacen de este un paisaje único en el mundo, y la Librería del Desierto se abre a este paisaje, al estar ubicada en un espacio abierto, al borde de los arenales y tierrales atacameños. Eso es poesía.

-El catálogo tiene una directa relación con la zona. ¿Qué tipo de libros tienen una salida que podrían perfilan también a su audiencia?
San Pedro de Atacama es un polo cultural y científico, aquí se reunen la mayor cantidad de PhD. del país por metro cuadrado y población, con  el observatorio ALMA y el Instituto de Arqueología y Antropología. La Librería se debe a su público, así, lo que buscamos es tener las novedades editoriales a nivel astronómico, arqueológico y antropológico para satisfacer esta demanda. De la misma manera, tenemos diversos libros de la zona norte, ya sea para los clientes o para la especialización de los guías, porque hoy en día el servicio turístico se ha especializado acá y ya no se pueden inventar historias, creyendo que el chino es un idiota al que se le puede contar cualquier sueño y que lo creerá como verdad; típico del chileno. Y tener autores chilenos en otros idiomas, es fundamental, porque la mitad del público es extranjero que lee francés, inglés o francés. También ofrezco libros de fotografía, como un lenguaje universal. Pero toda esta especialización no implica que no ofrezca Harry Potter, o el último libro de moda; ya que también mi público es el general que le gusta leer por leer y entretenerse y descubrir.

La lectura se complementa con café de grano y una vista privilegiada de los volcanes cercanos a la Librería del Desierto ubicada en Volcán Lascar 67, Ayllu de Solor, San Pedro de Atacama.

►Más sobre el entorno en este video realizado por la productora audiovisual “A Rodar Mi Amor!”