Como “un tropezón” de la Economía catalogó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, la cifra del Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) dada a conocer este miércoles por el Banco Central, que da cuenta de una caída de 1,3% en febrero último respecto de igual mes de 2016.

Descartando que la Economía chilena esté en crisis, el secretario de Estadp señaló que dicho traspié “no quiere decir que le quite la fuerza a todos estos otros indicadores que apuntan a un mayor crecimiento”, aludiendo a los positivos resultados de las empresas, la bolsa y las exportaciones.

Y agregó que “es importante ver hacia adelante y no manejar con el espejo retrovisor (…) Todo apunta que el crecimiento va a seguir, aunque se ve una baja, hay una aceleración de la actividad que es muy significativa, por eso el crecimiento del próximo año va a ser sobre 3%, fácilmente”.

Aclaró, eso sí, que las mejoras se verán en el mediano y largo plazo, ya que las cifras de marzo se verán afectadas, tambiém, por la huelga de Escondida, que incidió fuertemente en la baja del Imacec minero.

Valdés discrepó con quienes sostienen que las reformas del Gobierno estén generando el decaimiento de la Economía. “Yo he dicho que las reformas no son inocuas, pero seamos serios: ¿cuánto de esto se explica por las reformas? Bastante poco”.