Un ejemplar hembra de lechuza blanca -también conocida como Tyto Alba– se recupera favorablemente en el Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre (Cerefas) de la Universidad San Sebastián en Puerto Montt. 

El ave, que fue encontrada por un vecino de población Pichi Pelluco, al interior de la leñera de su domicilio la llevó al campus académico donde se le diagnosticó una fractura en su ala izquierda.

Desde el recinto universitario explicaron que la lechuza está recibiendo cuidados de los médicos veterinarios que permitirán su pronta liberación tras un período de observación.

“Gracias al tratamiento farmacológico, el vendaje y descanso, este ejemplar podría ser prontamente reinsertado a su ecosistema habitual. Para esa decisión, seguiremos observando su evolución por algunos días, analizando su capacidad de vuelo y fortalecimiento muscular“, explicó Guillermo Santibáñez, director de la carrera de Medicina Veterinaria en la Universidad.

Cabe destacar que este tipo de lechuzas resulta sumamente necesaria para el control de roedores. “En el caso de la lechuza blanca, es controlador biológico del Hanta virus; es del grupo de la aves rapaces nocturas y es selectiva hacia el colilargo”, agrega Carola Valencia, profesional del Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre

Los profesionales hacen un llamado a no eliminar o atacar a estas aves, puesto que su principal alimento son roedores que cohabitan en sectores urbanos como rurales.