Proyección económica: Resurgimiento del crecimiento global y de inflación

Jorge Espinoza, gerente de inversiones de Confuturo

3153

Que el inicio del año 2017 haya partido con una de las tomas de mando más atípicas de la historia republicana de Estados Unidos, podría terminar siendo una premonición de lo que esperamos para los mercados durante el año: volatilidad y reflación (crecimiento económico con inflación).

Partiendo por la economía más importante del mundo, EEUU, en lo que va del año, hemos visto una mejora constante en el mercado laboral, un crecimiento económico estable alrededor del 2% y un rally bursátil impulsado por especulaciones de que la administración Trump impulsaría un ambicioso programa de desregulación y baja de impuestos.

Otro ingrediente que resulta de este escenario, es un alza más pronunciada de lo esperado de la inflación en el país del norte, lo cual ha motivado a la FED a insinuar tres alzas de tasa para este año, lo cual podría significar mayores niveles de volatilidad en el mercado.

El programa de reducción de impuestos de Trump, sumado a un alza en el gasto de infraestructura, pondrían presión en el déficit fiscal de EEUU y no es claro que el Congreso permitiría esta situación puesto que los republicanos históricamente han cuidado el balance fiscal del país.

Otros riesgos que podrían generar volatilidad en el mercado tienen que ver con la política exterior de Trump y una posible “guerra comercial” con socios como China o México, lo cual limitaría el comercio global y afectaría los costos de las compañías que producen en países emergentes artículos que venden finalmente en Estados Unidos.

Para Latinoamérica el panorama se ve dispar, teniendo a México en una posición incómoda de repensar su modelo de crecimiento o diversificar sus socios comerciales en vista de posibles restricciones o impuestos de Trump o incluso el término del tratado de libre comercio de América del Norte. La baja popularidad del presidente Peña Nieto y un precio del petróleo que no se espera suba más allá de los 60 dólares insinúan un año difícil para el equity mexicano.

Ya más al sur tenemos una economía brasileña que pareciera estar tocando fondo y con las esperanzas puestas en que el presidente Temer sea capaz de pasar la ley de pensiones que bajaría el gasto fiscal y daría sostenibilidad al déficit, generando confianza en un mercado muy golpeado por la pérdida de calidad crediticia de 2016. La situación parece similar en Argentina donde las promesas de reformas han impulsado a los mercados y se espera un moderado crecimiento en 2017 y una baja en la elevada inflación. En general el mercado está optimista, pero consciente que la volatilidad estará presente en todos los mercados, en especial emergentes por factores externos e internos.

En el mercado local además de los efectos que pueda tener la volatilidad externa o el precio de commodities tendremos también volatilidad política en la medida que se acerca la elección presidencial y se van definiendo los favoritos y sus posibles programas de gobierno. En el lado macro el mercado espera un desempeño moderado de la economía y una inflación que vuelve al rango de tolerancia del Banco Central, por lo que se espera también un mayor impulso monetario por parte de esta entidad bancaria. Impulsos fiscales se ven poco probables pues el déficit fiscal de Chile y los niveles de deuda empiezan a hacer sonar las alertas de austeridad.

En resumen, este 2017 esperamos un año movido por lo político y con un resurgimiento del crecimiento global y de inflación.