Mario Fernández: “Soy un orgulloso abuelo de un niño con autismo”

Vicepresidente de la República inauguró este viernes en la casa central de la Universidad de Chile la Jornada de Extensión Espectro Austista en Chile.

568

En vísperas del Día Mundial del Autismo, que se recuerda este 2 de abril, este viernes se realizó en el Salón de Honor de la casa central de la Universidad de Chile la Jornada de Extensión Espectro Autista en Chile, instancia donde se comentó el rápido aumento que ha tenido el Trastorno de Espectro Autista (TEA) a nivel mundial.

En Estados Unidos los estudios demuestran que 1 de cada 68 niños tendría esta condición, mientras en Chile se calcula que hay 50.500 niños con TEA.

En la ocasión el doctor Ricardo García, psiquiatra de niños y adolescentes, profesor asociado de la Universidad De Chile y jefe del Programa de Trastornos del Espectro Autista (TEA) en la Clínica Psiquiátrica de la Casa de Bello, dijo que “en los últimos 10 años ha aumentado el doble la prevalencia del autismo, que ha llegado a 1 cada 68, o 1 cada 100 personas de la población infantil. Y estos son estudios que no solo se han dado en Estados Unidos, sino también en Inglaterra, Corea y Japón”.

Dando cuenta que en nuestro país no existen aún estudios que permitan cifrar a la población con TEA, el especialista indicó que “podemos aproximar que posiblemente tengamos 50.500 niños con esta condición”.

El especialista puso especial énfasis en la necesidad de diagnosticar tempranamente este trastorno, con objeto de poder realizar tratamientos intensivos y precoces a los pacientes y así mejorar sustantivamente sus pronósticos.

Al respecto, alertó sobre las actuales falencias que existen en este sentido en Chile. “Los pediatras no están haciendo los diagnósticos de autismo en forma temprana, existe una demora de 16 a 37 meses en que sean diagnosticados, y este tiempo es oro. Tenemos una dificultad, un retraso, y estamos perdiendo conexiones neuronales y plasticidad neuronal”, subrayó.

CONDICIÓN NEUROLÓGICA

El TEA es una condición neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez y dura toda la vida. Éste impacta en cómo una persona se comporta, interactúa, se comunica y aprende. El autismo, el síndrome de asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado son parte del TEA, y todos ellos se manifiestan de distintas formas y tienen distintos tratamientos.

En los países más desarrollados que tienen cuentan con estudios epidemiológicos, se estima que 1 de cada 100 niños menores de 18 años vive con esta condición. Una cifra muy alta comparada con lo que era hace unos 40 años atrás que era de unos 3 a 4 por 10 mil.

Son los hombres en quienes más se presenta este trastorno, en una proporción de 1 es a 4 en comparación con las mujeres.

INAUGURACIÓN

“Para mí es un honor inaugurar esta Jornada”, dijo el Vicepresidente de la República y ministro del Interior, Mario Fernández, para luego relatar un hecho personal que lo vincula al tema: “Asistir como Vicepresidente de la República a este acto es un privilegio, pues yo soy orgulloso abuelo de Benjamín Fernández Castillo, un niño con autismo. Benjamín es mi nieto mayor y por lo tanto conozco muy bien la realidad que ustedes tratarán esta mañana”.

Junto con compartir con los presentes su experiencia familiar, Fernández enfatizó en la necesidad de avanzar como país en el ámbito. “Cada niño con autismo es distinto a otro, requiere de cuidados muy especiales, tanto familiares, como médicos, pedagógicos, o sociales, todos los cuales están muy lejos de nuestro alcance como país y como sociedad. Estamos muy al debe en este campo y hay que decirlo con todas sus letras, y no con orgullo. Por eso son tan importantes las iniciativas como esta, hay mucho que hacer por nuestros niños con autismo, no solo en lo material y en lo profesional, sino especialmente en lo cultural”

El rector Vivaldi manifestó en la ocasión su alegría y optimismo frente a la realización de la Jornada advirtiendo que “las convocatorias, el interés y la preocupación son siempre una muy buena señal respecto a la posibilidad de avanzar y comprender un problema tan difícil de entender como es el autismo”.

Junto con hacer un llamado a la sociedad en su conjunto a hacerse cargo de las necesidades que tienen los pacientes y familias con espectro autista, la máxima autoridad de nuestra Casa de Estudios afirmó: “Lo que estamos haciendo aquí me satisface enormemente y creo que es un motivo de orgullo para nuestra Institución. Los felicito a todos y cada uno de ustedes por la motivación que tienen por esto, y queremos nosotros también comprometernos ante el Gobierno y ante ustedes, para llevar adelante la investigación y la docencia en este tema”.