El Presidente de EEUU, Donald Trump, ordenó este martes una revisión del Plan Energía Limpia, que había sido lanzado por su antecesor Barack Obama y que impone a centrales eléctricas una drástica reducción de sus emisiones de carbono.

Durante una ceremonia en la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), el magnate republicano prometió “poner fin a la guerra contra el carbón” y en ningún momento hizo mención al cambio climático.

Con esta decisión estamos removiendo la intrusión del gobierno y cancelamos regulación que mata los empleos“, dijo Trump durante su breve discurso.

En relación al Plan Energía Limpia (CPP, en inglés), Trump dijo que “posiblemente no hay ninguna otra reglamentación que amenace nuestra industria que este demoledor ataque a la industria estadounidense“.

En la audiencia había representantes de sindicatos de trabajadores de minas de carbón, y a ellos Trump prometió que “vamos a crear muchos empleos”.

“Tenemos aquí a nuestros increíbles mineros. Yo amo a nuestros mineros”, expresó.

Ellos “me han contado de los esfuerzos para cerrar sus minas, sus comunidades y su forma de vivir. Les prometí que vamos a poner a nuestros mineros de vuelta a trabajar”, apuntó.