Reymi Ferreira, ministro de Defensa de Bolivia, suspendió su viaje a Chile para visitar a sus compatriotas que cumplen prisión preventiva en la cárcel de Alto Hospicio, luego de ser detenidos por Carabineros y formalizados bajo la acusación de robar un camión en la frontera entre ambos países.

Ferreira suspendió su visita mientras logra la aprobación de las autoridades chilenas, trámite obligatorio para funcionarios bolivianos.

“Para entrar necesitamos una visa, todos los funcionarios necesitamos a partir del primero de enero una visa. Hemos hecho el trámite al Consulado General y tarda muy poco tiempo, porque es un sello que le ponen al pasaporte, además de una nota verbal”, aclaró el ministro de Defensa boliviano.

Esta medida administrativa la adoptó el Gobierno luego de la visita, en julio pasado, del entonces canciller de Bolivia, David Choquehuanca, quien viajó al norte de Chile sin avisar a La Moneda. La medida se aplica desde el 1 de enero de 2017. 

Al respecto, el ministro de Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, precisó que se evaluará las acciones de Ferreira para determinar si se acepta su ingreso al país.

“Vamos a tener en cuenta las acciones de este ministro, que ha organizado un verdadero boicot contra los productos chilenos, que se ha referido en términos injuriosos a la máxima autoridad del país y a nuestro pueblo. Todo eso estará contemplado en nuestra respuesta por la vía formal”, enfatizó el canciller Muñoz.