Cristián Monckeberg sobre Piñera: “La gente quiere una persona que le dé confianza”

“La Nueva Mayoría ha facilitado mucho la unidad de nuestro sector con sus errores y con el descalabro de gobierno que han tenido”, afirma a La Nación el presidente de RN, quien además le responde a Manuel José Ossandón por sus críticas a la proclamación del exmandatario.

2570

El sábado pasado, Renovación Nacional (RN) proclamó oficialmente a Sebastián Piñera como su único candidato presidencial con casi un 80% de aprobación. “Lo elegimos porque tiene un liderazgo potente, tiene clara la película de lo que hay que hacer y porque concita mayor adhesión dentro del partido”, explica a La Nación el presidente de la colectividad, Cristián Monckeberg.

Sin embargo, no todos quedaron contentos con la decisión adoptada durante el consejo general. Un viejo conocido, el ahora senador independiente Manuel José Ossandón, aseguró que la directiva se había comprometido a llevarlo a él como su otro abanderado en una proclamación doble.

Cristián Monckeberg prefiere dejar de lado las polémicas y recalca que “se buscó una solución razonable” al permitir que quienes quieran votar por Ossandón en las primarias de Chile Vamos lo hagan sin recibir sanciones internas.

Nadie está obligado a lo imposible. Los compromisos cada uno los va interpretando como mejor le parece. Nuestra obligación es ser gobierno; y para ser gobierno, tener primarias. Él aceptó una invitación a participar de las primarias y nosotros hicimos una excepción respecto de los militantes que trabajan por él”, afirma el timonel de la colectividad.

Pero esas no fueron las únicas críticas de Ossandón, quien calificó como un “error histórico” que RN haya proclamado a Piñera como su candidato, sobre todo considerando el riesgo de tener a un abanderado que ha sido denunciado por posibles conflictos de interés en casos como Bancard y Minera Dominga. “No veo que haya errores históricos del partido. Yo creo que el error histórico es que la Nueva Mayoría siga gobernando. Y también sería un error histórico no concentrarse en aportar al debate de las ideas y de las propuestas”, replica Cristián Monckeberg.

En ese sentido, el diputado considera que “lo peor que le puede pasar a los candidatos de nuestro sector es que pisen el palito de la fiesta que está armando la izquierda para no perder el poder”. Por esta razón, hace un llamado “a no creer la sarta de denuncias que la Nueva Mayoría ha ido inventando e instalando respecto de nuestros candidatos”.

“HAN HECHO LAS COSAS MUY MAL”

Cristián Monckeberg cree que las acusaciones judiciales en contra de Piñera no afectarán sus aspiraciones presidenciales. “Yo me quedo con lo que ha pasado en las encuestas: la gente quiere una persona que gobierne, que le dé confianza, que tenga capacidad de conducción, de liderazgo, que enfrente situaciones difíciles, que enmiende el rumbo, que recupere el sentido común… Y eso lo está aglutinando Sebastián Piñera, más allá de lo que se diga de él”, argumenta.

El presidente de RN  sostiene que un nuevo gobierno de la Nueva Mayoría sería “la lápida” para el país, “porque han llevado adelante una propuesta programática que no es lo que Chile necesita. Y pudiendo ser muy legítimo que lo hagan, lo implementaron de mala manera: la gratuidad no resultó, la reforma tributaria fue un desastre, la reforma a los sindicatos no dejó contento a nadie y la Nueva Constitución fue una ilusión que nunca se concretó. O sea, han hecho las cosas muy mal”.

“Si se concreta un nuevo gobierno de izquierda, liderado por Alejandro Guillier, que es el mejor posicionado y que quiere profundizar en lo que está haciendo Bachelet, finalmente va a ser una lápida”, insiste.

Pese a que Piñera y gran parte de la derecha se han concentrado en atacar fuertemente la gestión que ha desarrollado la coalición oficialista, Cristián Monckeberg dice que “es evidente que vamos a hacer correcciones, pero estar durante cuatro años desarmando lo que hizo la Nueva Mayoría no creo que sea lo más razonable. Hay que corregir ciertos temas, mejorar otros, y eso lo tenemos bastante claro”. “Al menos nosotros no hemos pensado en retroexcavadora, lo que hemos pensado es en construir, enmendar el rumbo, recuperar el sentido común”, aclara.

DÉFICITS POLÍTICOS Y UNIDAD DEL SECTOR

Piñera aparece como el gran candidato de la derecha al contar con el apoyo de tres de los cuatro partidos que integran Chile Vamos: RN, la UDI y el PRI. “Cuando hay graves errores de parte de una coalición que está gobernando, como la Nueva Mayoría, es más fácil unirse. Está el ánimo de corregir las cosas y hacerlas de manera distinta. La Nueva Mayoría ha facilitado mucho la unidad de nuestro sector con sus errores y con el descalabro de gobierno que han tenido”, comenta Cristián Monckeberg.

En ese sentido, sectores que históricamente han manifestado diferencias entre sí, hoy aparecen juntos apoyando el regreso del exmandatario a La Moneda. El timonel de RN afirma que “Piñera ayuda a unificar, pero lo nuestro va más allá: a nosotros nos interesa llegar al gobierno, tener un proyecto político que cale hondo en los chilenos y que se pueda proyectar en un segundo o tercer gobierno”.

Respecto de las lecciones que se sacaron luego del primer mandato de Piñera, Cristián Monckeberg reconoce que “hay que mejorar los déficits políticos que se pueden haber producido” y “tener más presencia de actores políticos en el gobierno”. Asimismo, añade que “hay que profundizar las cosas buenas que se hicieron, que dice relación con el crecimiento, la buena marcha del país y una película clara desde el punto de vista administrativo, técnico y de gestión”.

TEMAS VALÓRICOS Y MILITARES

Sin embargo, en los sectores más recalcitrantes de la derecha chilena aún quedan resquemores de algunas decisiones que tomó Piñera en La Moneda, como el cierre del penal Cordillera y el descabezamiento de la plana mayor del Ejército, entre otros.

“Tenemos que ser capaces de actuar con mucha política y mucho sentido político. Las Fuerzas Armadas son temas de Estado y hay que abordarlos correctamente, con altura de miras; y lo que dice relación con juicios a los exuniformados y los penales, también… hablar lo más posible para tener una postura común en un futuro gobierno”, expresa Cristián Monckeberg, sin ahondar mayormente en la molestia que generaron en su momento esas situaciones en varios militantes de RN y de la UDI.

Piñera también se ha mostrado dispuesto a avanzar en materias como el matrimonio homosexual, otra situación que genera resquemores al interior de la colectividad. “Nosotros en temas valóricos no damos órdenes de partidos, por lo tanto, no generan diferencias (…) No estamos persiguiendo con el látigo a quienes piensen distinto”, asegura el timonel de RN.

En cuanto al anuncio de Piñera de terminar con la gratuidad universal en la educación y centrarse en la entrega de becas para quienes lo necesiten, el diputado valora la decisión, ya que a su juicio el exmandatario “no va a vender ilusiones que no se pueden cumplir”.

Por último, Monckeberg confía en que el empresario incorporará los planteamientos de RN si es que llega nuevamente a La Moneda. “Nosotros le entregamos un programa de gobierno y él se comprometió a que forme parte de su propuesta programática de noviembre. Nosotros aspiramos a que esté íntegramente incorporado, porque es bastante razonable y no se contradice con muchas cosas que él ha pensado impulsar”, afirma.

UN CONGRESO PARA PIÑERA

Existe la posibilidad de que Piñera se consagre Presidente de la República y que tenga que lidiar con un Congreso desfavorable. Sin embargo, Monckeberg espera que Chile Vamos pueda conseguir una votación favorable para evitar que ello ocurra.

“Yo no creo que vayamos a ser minoría. Yo creo que si logramos una lista única parlamentaria frente al descalabro, al desorden y la división de la izquierda, es posible que apostemos por lograr una mayoría en el Congreso y para eso vamos a trabajar”, anticipa.

En cuanto a las primarias de Chile Vamos, donde Piñera se enfrentaría a Manuel José Ossandón y Felipe Kast (Evópoli), el presidente de RN comenta que “tengo la mejor impresión de los tres, creo que pueden aportar en el debate y en que esto no sea una batalla campal y que sea una buena manera para el ejercicio democrático para poder elegir al mejor candidato presidencial de nuestro sector”. “Ojalá corrijan el rumbo aquellos quienes han insistido en ataques más que en propuestas, yo creo que ese va a ser el gran desafío de las primarias de nuestro sector”, completa.