Los funcionarios del Registro Civil agrupados en la (Anercich) reaccionaron ante las declaraciones de Jorge Bermúdez, quien, a cargo de la Contraloría General de la República, denunció posibles delitos en alguna de las 320 reparticiones públicas. Esto en el contexto del gigantesco fraude al interior de la institución de Carabineros.

La Asociación Nacional de Funcionarios del Registro Civil calificó los dichos de Bermúdez como “un ataque” contra los funcionarios públicos. En particular la disconformidad que éste planteó en entrevista con Diario La Tercera donde expresó “corrupción también son los conflictos de intereses, el trabajo mal hecho, la falta de lealtad con la función pública (…) Cuando un funcionario de manera ilegal suspende sus actividades, a mí me parece que ahí hay un germen de corrupción”, en directa alusión al influyente parto del Registro Civil en noviembre del año pasado.

“Rechazamos tajantemente los planteamientos del contralor Bermúdez, y consideramos insólito que quien lidera la Contraloría General de la República, entidad directamente relacionada con los servicios públicos del país, tenga tal juicio y opinión sobre los funcionarios públicos, al nivel de tratarnos de “corruptos” por decidir movilizarnos”, fustiga la Anercich en un comunicado de prensa.

La carta diferencia también lo que el contralor dice con lo que los funcionarios del Registro Civil llaman “la legítima lucha” en pos de beneficios y la mejora del servicio que entregamos a la ciudadanía. “Consideramos que el contralor debería enfocar sus energías en fiscalizar y esclarecer los verdaderos casos de corrupción que afectan al país, donde están involucrados políticos corruptos, autoridades, instituciones, empresarios; y no en buscar deslegitimar las movilizaciones y luchas que hemos llevado adelante como funcionarios públicos, intentando equiparar los escandalosos casos de corrupción con las demandas de los trabajadores”, agrega la misiva liberada esta tarde.