Sin lugar a dudas, uno de los resultados futbolísticos más impactantes de los últimos años fue la goleada 7-1 sufrida por Brasil ante Alemania en el Mundial de 2014. Muy pocas veces el mundo había sido testigo de una potencia del balompié siendo humillada de forma tan categórica y jugando de local.

El técnico de aquel seleccionado era Luis Felipe Scolari, y a dos años y medio del suceso dice que aún lo afecta.

“Se llora por muchas razones. A veces es por felicidad. Pero esa fue una derrota frustrante, para llorar hasta hoy. Se llora un día, se llora otro. Pasé muchos días tristes, pero ahora la vida continúa“, reveló el DT que comandó el seleccionado en los períodos 2001-2003 y 2012-2014.

Aún así, y pese a que fue blanco de muchas críticas tras el partido -por el que varios consideraron un mal planteo táctico-, asegura que no se arrepiente de su decisión. “No tengo nada que justificar. Aquel día hicieron falta Thiago Silva y Neymar, que estaban lesionados. Todo salió mal, pero no haría nada diferente”, agregó.

De igual modo, se tomó un tiempo para analizar el desempeño del actual técnico de la selección, Tite, afirmando que “es muy bueno. Cambió la personalidad del equipo, el ambiente, hoy tiene el grupo muy organizado. Está en el camino correcto”.