Con entusiasmo asumió Sebastián Piñera su proclamación como candidato presidencial de la UDI, partido que la noche del viernes lo alzó como su abanderado para las elecciones de noviembre próximo.

“Nos estamos preparando para otro gran desafío. Sabemos que el gobierno de la Nueva Mayoría está conduciendo a Chile por el camino equívoco, porque lo sabe, lo siente y lo sufre cada uno de los chilenos”, afirmó el exmandatario, que concurrió al consejo general gremialista donde fue informado de la decisión por la presidenta de la colectividad, la senadora Jacqueline van Rysselberghe.

Piñera recalcó que “sabemos que prácticamente Chile no crece. No mejora los salarios, las pensiones. En el que la educación no avanza. La salud de estanca. No es un país que va por un buen camino“.

Previamente, Van Rysselberghe aseguró que el exmandatario “es la persona que puede encarnar el liderazgo para poder sacar al país de este estancamiento y la UDI detrás de eso va a trabajar”.

“Queremos que sepa que, como lo peor que le puede pasar al país es un nuevo gobierno de la Nueva Mayoría, queremos que se genere un cambio. Es necesario crear un cambio en el ciclo político, no solo vamos a poder celebrar, sino que también vamos a poder entregarle la banda presidencial a alguien de nuestro sector“, agregó la senadora.