El expresidente Ricardo Lagos dio a conocer una serie de medidas con las que espera convocar a los chilenos a su candidatura y que abarca medidas sociales económicas y medioambientales con un fuerte acento en la probidad y el empoderamiento de la ciudadanía ante los abusos de las empresas. En particular, propone penas económicas concretas para las grandes empresas que “se han enriquecido a costas de los chilenos” infringiendo la ley, dijo sobre los recientes escándalos de colusión, corrupción, contaminación, maltrato, clasismo y discriminación.

También planteo su intención de aumentar la inversión en infraestructura, recuperando el crecimiento a través de la creación de empleos y puestos de “trabajo dignos”. En paralelo recomienda invertir en una nueva matriz energética nacional que no dependa en su totalidad de los recursos naturales.

En materia social propuso la creación de un “servicio de justicia juvenil” independiente del Sename y un reconocimiento institucional en materia de diversidad de género. “Valoramos y celebraremos la diversidad de género; poniendo fin a toda forma de discriminación por sexo u orientación sexual”, dice el proyecto presidencial del socialista.

El plan de Lagos también aborda la problemática del cambio climático con una directa relación con la política estadounidense y su influencia global. Otra parte importante de este conjunto de ideas busca aumentar “la seguridad para las personas” y en cuanto a la salud  buscará fortalecer la atención primaria de los afiliados del Fondo Nacional de Salud a través del uso de las tecnologías de la información.

El expresidente también propuso mantener y mejorar la reforma educacional con un énfasis “en la calidad y pertinencia en todos sus niveles y particular atención al fortalecimiento de la educación pública”.