La celebración de los 100 años de este medio en el Club de la Unión fue el lugar de relevantes definiciones en una temporada especialmente sensible al rol de los medios, según el Premio Nacional de periodismo Abraham Santibáñez, quien también recordó el rol del Diario La Nación como misión original de su fundador. “Siempre creí más en el proyecto de Eliodoro Yáñez que en un diario de gobierno”, dijo durante su participación en el evento. Sin embargo, el principal comentario de la jornada fue el de un eventual regreso de la edición impresa de La Nación Domingo en palabras de Luis Novoa Miranda, Presidente de la centenaria publicación.

“No descartamos volver a imprimir La Nación Domingo como una forma de recuperar el espacio de los medios impresos que merece la sociedad”, dijo ante una audiencia conformada por dignatarios del gobierno, el poder judicial, representantes internacionales y la empresa privada.

Agregó también la disposición de tener un espacio en el diario en el cual el gobierno que corresponda pueda comunicar también alternativas como programas, proyectos y cumplimientos “como una forma de colaborar con un grano de arena para fortalecer la democracia y dar a conocer la gestión de cada mandato”, señaló. Al respecto extendió la invitación a todas las voces interesadas en publicar su opinión a contar con este medio.

“Todos queremos hacer de Chile una gran nación”, dijo. “Queremos que la gente sienta que La Nación es de ellos y que está a sus servicio como un canal de comunicaciones donde se expresen los sueños de cada uno porque estamos en épocas en que necesitamos la unión para hacer frente a los grandes cambios globales”, señaló.

En tanto el director del Holding y Controlador de Diario La Nación, Roger Matthei, recordó los principales hitos de la historia del país donde el diario ha cumplido su rol informativo, desde grandes tragedias naturales, hazañas deportivas y culturales. “La Nación ha sido testigo del mundo. Ha sido testigo del alma del pueblo de nuestro país”, destacó junto con coincidir con sus pares en un sueño común: “Que sea Chile, quien esté  a cargo de La Nación, porque tenemos la total convicción de que Chile es La Nación”.

Ignacio Araya, gerente general de La Nación, se refirió al rol de los medios como portavoces de la la realidad de un pueblo y de cómo ese mandato se ha mantenido a lo largo de diez décadas para proyectarse en esta nueva etapa del diario.

“Hoy nuestra misión es que La Nación se mantenga vigente y que siga siendo un referente informativo con un profundo respeto a su trayectoria, su gente y principios. Principalmente en su rol de orientar, entretener y dar espacio para la opinión y el debate”, aseguró a los presentes, entre quienes se encontraban el presidente de la Corte Suprema de Chile, Hugo Dolmestch, el presidente del Tribunal Constitucional, Carlos Carmona, el presidente de la Corte de Apelaciones de Talca, Moisés Muñoz además de la embajadora de Reino Unido, Fiona Clouder, el Consejero de la República del Perú, Alejandro Neyra, el Cónsul de la República de Letonia, Felipe Ernst, el Alcalde de Santiago, Felipe Alessandri y el Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, Luis Riveros entre otras personalidades como la bisnieta de Eliodoro Yáñez, Pía Figueroa, la madre de la Presidenta Bachelet, Ángela Jeria y los rectores de las universidades Católica y de Chile, Ignacio Sánchez y Ennio Vivaldi.

Este último aprovechó la ocasión para sostener la importancia de los medios en debates de urgencia nacional como el de la educación pública. “Los medios deben permitir una interacción con la sociedad y hay una gran necesidad de ser constructivos. Es tremendamente difícil que uno sea citado cuando realiza algo propositivo, constructivo o que se base en las buenas relaciones”, señaló en el evento.

Luis Novoa: “No descartamos volver a imprimir La Nación Domingo”

Una reflexión compartida sobre el futuro de los medios de comunicación fue el contexto en el que Luis Novoa sorprendió con la idea de republicar el semanario La Nación Domingo. “El futuro es de los medios electrónicos, son el modelo que hay que seguir, pero creo que el papel debería seguir existiendo como soporte informativo porque el papel sigue dejando una huella y lo físico siempre perdura y lo virtual puede perderse en un disco duro. Por esta razón es importante buscar el equilibrio entre lo virtual y lo impreso”, agregó.

“La Nación Domingo es un espacio que hay que recuperar. Es algo que todos los chilenos recuerdan y que los lectores extrañan. Sabemos que imprimir un diario conlleva un tema económico detrás, pero si logramos equilibrar eso con inversión en publicidad, perfectamente podemos volverlo a imprimir”, agregó sobre un aspecto romántico también. El de volver a leer el diario completo el día domingo.

-Sobre el debate de ideas, ¿cuál es la responsabilidad que los medios han olvidado?
-Creo que la deuda de los medios es informar con objetividad y no solo a través del negativismo y la crítica, sino también con contenido positivo. Pienso que falta una mirada un poco más de aporte porque todos podemos criticar una noticia o a una persona, pero en lo que hay que mejorar es en las confianzas y hacer comentarios que sean un aporte sin dejar de decir la verdad.