En medio de la euforia de un set de TV, Sebastián Piñera desató la pasión de sus seguidores al señalar: “Hoy anuncio mi decisión de postular nuevamente a la presidencia de la república. Lo hago con entusiasmo y con humildad, con confianza en Chile y los Chilenos y con esperanza en el futuro de nuestro país”. El exmandatario cumplió con la expectativa mediática del esperado anuncio que tuvo lugar en la Quinta Normal, y que también lanza la carrera presidencial dentro de la oposición en espera de las primarias.

En una velada en la que agradeció hasta a su hermano Miguel “Negro” Piñera, recordó parte de los logros de su primer año de gobierno que estuvo marcado por la recesión económica derivada de la crisis global y el terremoto del 27F ocurrido 12 días antes de asumir. Destacó el rescate de los 33 mineros, las cifras azules de empleo y la reconstrucción ocurrida bajo su mandato.

También hizo un repaso de lo que, a su juicio, han sido las causas que tienen al país estancado económica y políticamente. “Una inmensa mayoría piensa que estamos recorriendo el camino equivocado, que estamos estancados y en algunos casos retrocediendo”, dijo sobre la gestión del actual gobierno de la Nueva Mayoría.

“Un buen gobierno debiera escuchar a la gente. Desgraciadamente, actualmente la Nueva Mayoría no escucha, no rectifica e insiste con ideologismos y porfía en un camino que los chilenos no queremos y que está produciendo resultados muy negativos”, fustigó apoyado por los presentes.

También recordó parte del glosario de los últimos años y la “retroexcavadora que ha hecho muy bien su trabajo de destruir sin construir nada” o cómo la gestión actual en educación le quitó “los patines a nuestros estudiantes y les arrebató su futuro”. “No hay democracia sana con una política enferma”, agregó sobre la crítica.

Sin embargo, el principal interés estaba puesto en cómo iba a referirse a su faceta como empresario y la vinculación con Bancard y las empresas zombies. Al respecto, generalizó sobre como pensaba cumplir “estrictamente con la letra y el espíritu de la exigente ley que el congreso acaba de aprobar”, en materia de fideicomiso. Reiteró otros dichos anteriormente expresados a la prensa como su intención de no participar en la administración ni gestión de ninguna empresa. “Y tomaré todas las medidas que sean necesarias, incluso yendo más allá de la ley para separar totalmente mi rol de Presidente y abandonar cualquier interés, por legítimo que sea, por carácter privado”, aseguró.

Piñera también hizo una modesta autocrítica sobre algunas promesas que no pudo cumplir en materia de seguridad y educación. “Por los errores pido perdón, por los aciertos agradezco y felicito a mis compatriotas. A pesar de todas esas dificultades, no tenemos nada que ocultar”, señaló.

El resto del evento citó a Gandhi, Winston Churchill, Patricio Aylwin y al Padre Hurtado. Prometió ser firme en la defensa del territorio en referencia al juico en La haya sobre una salida al mar para Bolivia, auguró un gobierno que mejorará la calidad de vida de niños, trabajadores, personas con discapacidad y migrantes pantes de cerrar con una arenga conocida: “Arriba los corazones porque vienen tiempos mejores”.