Hong Kong, el segundo mayor importador de carne brasileña después de China, acordó suspender de forma inmediata y como “medida de precaución” la importación de este producto tras el escándalo surgido en el país sudamericano sobre la adulteración de la carne.

El Centro para la Seguridad Alimentaria (CFS) del departamento de Higiene y Medio Ambiente de Hong Kong anunció la medida el martes después de que China, la Unión Europa y Chile impusieran prohibiciones a las importaciones tras el anuncio de las autoridades brasileñas de que algunos productores habrían sobornado a funcionarios gubernamentales para poder vender y exportar carne contaminada.

El organismo hongkonés acordó la suspensión de la carne congelada y fresca de vacuno y aves procedente de Brasil con carácter inmediato “hasta que recibamos una respuesta clara de los proveedores” sobre qué está ocurriendo, explicó el CFS en un comunicado.

El CFS, que habría notificado a las autoridades brasileñas el veto a las importaciones, señaló que, al margen de las investigaciones del país sudamericano, Hong Kong también reforzará la vigilancia sobre la carne procedente de Brasil para salvaguardar la seguridad alimentaria y la salud públicas.

Hong Kong importó 718 millones de dólares en 2016 en carne de vacuno de brasil, convirtiéndose en su segundo mercado más importante después de China, que es el mayor importador más grande del país sudamericano tanto de ternera como de aves de corral.

Dos de las principales cadenas de supermercados de Hong Kong procedieron a la retirada de la carne brasileña de sus estanterías de forma inmediata a la vez que acordaron enviar muestras de los productos al centro de seguridad alimentaria para su análisis.