Andrés Chadwick fue “el telonero” que calentó a un público de cerca de 5 mil personas pidiendo a los presentes y la audiencia que siguió el evento que confirmaba la precandidatura de Sebastián Piñera, que extendiera la “buena onda” del nuevo slogan del exmandatario “por cada rincón de Chile durante la campaña”, lanzando algunas de las ideas que el celebrado recordaría más tarde como “la retroexcavadora” y el mítico rescate de los mineros como metáfora de una gestión económica positiva, dijo.

Avanzado el evento, que tuvo su propio animador y coreografías, se producían los primeros forcejeos a la salida del Metro Quinta Normal entre los adherentes del actual precandidato de oposición y quienes acogieron el llamado de redes sociales para “funar” el evento mediático.

En la apoteósica producción del anuncio presidencial de Piñera desde la Quinta Normal, el evento ideado para la TV apeló desde temprano, y desde el emplazamiento, a un lugar totalmente vinculado con la clase media y una cuidada selección de los encuadres de los rostros que acompañaron a Piñera.

Erika Olivera, también fue parte de las celebridades que acudieron a la principal tarima que recibió a Piñera como telón de fondo. “Como deportista, entrenadora y mujer es súper importante que el presidente que venga a futuro de verdad se ponga los pantalones con los deportistas del país porque harta falta nos hace”, dijo ante una camarilla compuesta por Checho Hirane, el minero Mario Sepúlveda, Patricio Frez, Ricardo Ampuero, Evelyn Matthei, Joaquín Lavín, Felipe Alessandri y la familia de Piñera.

La progresión también pasó desde el icónico “Cehacheí” que el minero Mario Sepúlveda realiza desde que fue rescatado de la Mina San José, hasta el emotivo discurso de Cecilia Morel, que improvisó cariñosas palabras con un toque humano y lo suficientemente cercano para referirse a su esposo como un trabajador incansable y “a veces agotador”.

Finalizando su llamado a apoyarlo, hacía su ingreso Sebastián Piñera en medio de una multitud que lo acompañaba a punta de selfies hacia la tarima de desfiles propia de los eventos patentados por el país del Super Bowl.