El capitán de Carabineros y jefe de Labocar en Coyhaique, Luis Rebolledo Cabezas, reveló ante el Tribunal de Juicio Oral en Lo Penal que se halló una mancha de sangre correspondiente a Nabila Rifo en un polerón de Mauricio Ortega Ruiz, único imputado por el delito de femicidio frustrado ocurrido el 14 de mayo de 2016 en dicha ciudad de la Región de Aysén.

El funcionario policial respondió preguntas de la defensa y del propio tribunal durante el séptimo día de juicio contra la expareja de la víctima.

El oficial explicó que en el análisis de las manos y brazos de Mauricio Ortega, efectuado en la tarde del 14 de mayo, se aplicó luz UV y no otros medios tecnológicos, debido a que era lo que correspondía utilizar, producto de que ya habían pasado varias horas desde el ataque.

En la jornada del lunes, el oficial también expresó que descubrieron un trozo de hormigón que permanecía en el patio de la casa donde vivía el imputado. Asimismo, encontraron otros ladrillos de hormigón en el mismo sector, los cuales corresponden al mismo material y color de los hallados en el lugar donde fue hallada la víctima, de acuerdo a pericias posteriores solicitadas por la Fiscalía.