Después de referirse duramente a los cuestionamientos que sufre su familia, la Presidenta Bachelet insistió en la ingrata situación que sufre su hija Sofía Henríquez luego de que se revelara la propiedad de un terreno a 12 kilómetros del polémico proyecto minero Dominga en la comuna de La Higuera.

“Dejen a mi hija tranquila”, solicitó la mandataria para zanjar el debate que ha calificado de artificial. Insistió en su llamado a través de Twitter en respuesta a un comentario de apoyo enviado por la periodista de Mega Soledad Onetto: “Evidentemente molesta la pdta @mbachelet y con razón (creo yo) La vuelta fue muy larga”, fue el tuit de la comunicadora.

La respuesta de Bachelet fue en el mismo tono en que cuestionó a quienes vieron intenciones de especulación en la información publicada por La Tercera. “La política es dura pero no hay que traspasar los límites éticos y agredir a personas inocentes”, señaló.

El mensaje que fue ampliamente compartido también fue materia de otras conversaciones en la red social, tanto a favor como en contra de la mandataria y sus explicaciones sobre el interés incluso místico de establecer en el terreno de la polémica una propiedad.