El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, se refirió este lunes, de manera más dura de lo que lo hizo el Presidente Evo Morales, al incidente en que nueve ciudadanos de su país fueron detenidos en territorio chileno cuando “fiscalizaban” un camión con patente boliviana.

García Linera dijo, en conferencia de prensa, que “han sido secuestrados en territorio boliviano nueve ciudadanos bolivianos, dos del Ejército y siete civiles, del lado boliviano”.

Y continuó explicando que “han sido detenidos cuando estos, oficiales y miembros de la aduana, estaban combatiendo el contrabando”.

“No es que estaban caminando, no es que estaban de aseo, no es que se perdieron, estaban combatiendo un delito: el contrabando”, dijo haciendo referencia a una fotografía que comprobaría que los hechos ocurrieron en territorio de Bolivia.

Y agregó que “es su obligación combatir el contrabando. Ustedes saben que nos hace un terrible daño el contrabando. Y resulta que pobladores chilenos invaden y entran a territorio boliviano, agreden a funcionarios bolivianos, y encima Carabineros chilenos traspasan territorio boliviano, cruzan la frontera boliviana y secuestran a ciudadanos bolivianos que estaban combatiendo el delito”.

Como tercer apunte, García Linera señaló que “Carabineros chilenos fue, en otras palabras, a proteger a contrabandistas. En el fondo fue a proteger y a respaldar a contrabandistas que había traspasado el territorio, la frontera, y estaban de lado de Bolivia. Esto es muy preocupante, no es la primera vez, no es la primera vez”.

Los antecedentes que maneja la versión chilena del hecho señala que los sujetos fueron detenidos a más de 4.000 metros de altura sobre el nivel de mar, en la comuna de Colchane y allí esos funcionarios aduaneros, acompañados de los militares, fueron divisados por Carabineros mientras realizaban una fiscalización a un camión con patente boliviana que trataba de ingresar a Bolivia por el salar de Coipasa, uno de los 32 pasos no habilitados que hay en la Región de Tarapacá y que son usados por bandas de tráfico de drogas.

Los sujetos, luego de ser detenidos en territorio chileno, serán puestos a disposición del Juzgado de Garantía de Pozo Almonte para su control de detención y posterior formalización, tal como lo estipula la Justicia chilena.