Las fuerzas de seguridad mataron este sábado a un francés fichado por la policía tras haber intentado quitarle el arma a una soldado en el aeropuerto parisino de Orly, donde cundió el pánico y miles de viajeros quedaron en tierra.

La investigación se confió a la sección antiterrorista de París. Hora y media antes del ataque de Orly, el hombre disparó a unos agentes durante un control de carretera en un suburbio al norte de la capital y más tarde robó un coche para ir al aeropuerto.

Francia se encuentra desde hace más de dos años bajo amenaza terrorista y en estado de emergencia.

El hombre intentó apoderarse de un fusil de asalto de “una militar y se refugió en un comercio del aeropuerto antes de ser abatido por las fuerzas de seguridad” en la terminal Sur, según el ministerio del Interior.

Un testigo contó a la AFP haber visto al atacante tomar “como rehén a una militar. La agarraba por el cuello y amenazaba a los otros militares con el fusil de la mujer” que intentaba arrebatarlé. “Escuché gritos y vi a militares apuntar a alguien”, explicó Dominique, un viajero con billete con la República Dominicana y que no quiso dar su apellido.

El hombre abatido es “conocido por los servicios de la policía y de inteligencia”, según el ministro del Interior Bruno Le Roux, y se trata de un francés de 39 años, anunciaron fuentes próximas a la investigación.

Su padre y su hermano han sido detenidos, según las mismas fuentes. El presidente francés François Hollande elogió “la valentía” de los policías y militares frente a un “individuo particularmente peligroso”.

El “tráfico aéreo ha sido completamente interrumpido” en este aeropuerto internacional, anunció a la AFP un portavoz de la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC). En la terminal Oeste se reanudó al cabo de unas horas.