No era un partido sencillo en los papeles. El West Bromwich llegaba al encuentro metido entre los ocho primeros de la tabla y el Arsenal en zona de Europa League. Pese a eso, los “Gunners” terminaron cayendo por un contundente 3-1 en condición de visitante por la fecha 29 de la Premier League.

Los locales abrieron la cuenta a los 12’ a través de un gran cabezazo de Craig Dawson, tras un centro desde la izquierda. El salto del lateral derecho dentro del área chica dejó sin posibilidad de respuestas a los defensores de londinenses y menos a Petr Cech.

Pero solo tres minutos le duraron los abrazos al West Bromwich. Tras un espectacular pase de Granit Xhaka, Alexis Sánchez amagó dentro del área y definió fuerte, dejando sin opción a Ben Foster para poner el empate 1-1 a los 15’.

A los 36 minutos, y tras una mala jugada del portero checo del Arsenal, el colombiano David Ospina debió reemplazarlo.

Ya en la segunda mitad, a los 55 minutos, Hal Robson-Kanu marcó el 2-1 para los locales, aumentando así la desesperación “Gunner”. Con la diferencia de un gol encima, los dirigidos por Arsene Wenger comenzaron a buscar por todos los medios anotar el gol del empate, aunque sin conseguirlo.

A los 74’ apareció nuevamente Dawson, y calcado al primero, el defensor marcó de cabeza para cerrar el resultado final con el 3-1, dejando colgando de un hilo al técnico francés, a quien los hinchas le mostraban carteles que rezaban “Wenger out”, cuando el árbitro daba por terminado el encuentro.