El expresidente Sebastián Piñera se refirió este viernes a las visitas que sostuvo con el gerente general de Bancard, Nicolás Noguera, mientras era Mandatario, asegurando que la información emanada por la Dirección de Presidencia “no refleja la verdad”.

“Me parece grave que la Presidencia de la República entregue información que no refleja correctamente la verdad”, remarcó luego de dictar una clase magistral en la Universidad Autónoma.

En respuesta a una solicitud realizada por el diputado PC, Daniel Núñez, para conocer los encuentros de Noguera y Piñera entre 2010 y 2014, es que la Dirección Administrativa de la Presidencia emitió un oficio donde se detallan las visitas.

Es por esto, que, a través de una carta enviada a El Mercurio bajo el nombre de “Hechos y desinformación”, Noguera aseguró que existen una serie de incongruencias en este oficio.

“El propio Nicolás Noguera lo ha establecido con mucha claridad hoy día, en un medio de comunicación, y yo espero que La Moneda y, particularmente viniendo de la Presidencia de la República, sea más respetuosa con la verdad”, explicó el exmandatario.

“CAMPAÑA SUCIA”

“No cabe la menor duda de que se ha desatado una campaña sucia. Yo sé que la política es noble y también que es dura, que a veces es sucia, pero me ha sorprendido lo canallesca que puede llegar a ser cuando se usan campañas sucias, cuando se miente sin ningún pudor, cuando se instrumentaliza el Poder Judicial y a la Fiscalía, cuando se hacen filtraciones mal sanas y mal intencionadas, y esto es malo para Chile”, acotó Piñera.

“Espero que rectifiquemos el rumbo y mejoremos la nobleza y la calidad de la política y eso es lo que los chilenos esperan. Yo al menos, si soy candidato, voy a hacer el mayor de mis esfuerzos para mejorar y no ensuciar la calidad de la política en nuestro país”, puntualizó.

A días de que se proclame su candidatura presidencial, acto que se realizará el próximo martes, Piñera también comentó que “yo estoy convencido que en esta elección presidencial Chile va a tener que tomar una decisión muy profunda entre cambio o continuidad, entre avanzar y retroceder, entre diálogo y retroexcavadora, entre progreso y estancamiento”.

“La política se ha puesto muy dura, muchas falsedades, muchas mentiras, mucha odiosidad, muchos ataques, mucha instrumentalización para atacar a los adversarios políticos y eso le hace mal al alma de Chile”, finalizó.