Las inundaciones en varias regiones de Perú han dejado 62 muertos, 11 desaparecidos y más de 62.000 damnificados debido a las intensas lluvias, por lo que el Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, junto a su gabinete se ha movilizado a las zonas para agilizar las labores de ayuda.

En los últimos tres días se sumaron 12 víctimas al reporte nacional de muertos por la emergencia climática, con lo cual el saldo subió a 62 fallecidos, de acuerdo a los últimos datos del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN).
Asimismo, las inundaciones y deslizamientos de lodo han dejado 170 heridos, 7.974 casas colapsadas y 19 colegios derrumbados a nivel nacional.

En su visita al distrito de San Juan de Lurigancho, al este de Lima, donde se desbordó el río Huaycoloro, Kuczynski afirmó que “todos los Gobiernos tienen alguna responsabilidad” en la falta de prevención ante la emergencia, “pero nadie podía predecir que, en un momento en que no hay un fenómeno de El Niño, podía haber lluvias en esta magnitud”.

Kuczynski manifestó que “hay muchos daños pero son superables” y aseguró que hay recursos suficientes para la rehabilitación y reconstrucción de las zonas afectadas en el país.

Asimismo, el jefe de Estado añadió que todavía no es necesario declarar el estado emergencia a nivel nacional por las inundaciones, porque la emergencia ya ha sido declarada en las regiones de Tumbes, Piura y Lambayeque, las más golpeadas por las precipitaciones hasta el momento.

El vocero del COEN, general Jorge Chávez, informó que se han activado quebradas en las ciudades norteñas de Trujillo y Chimbote, y en Lima, en la costa central del país, por el desborde de los ríos Lurín y Rímac.

Agregó que 11 regiones, de las 25 del país, están declaradas en emergencia, lo que representa a 750 distritos.