A dos semanas de haber iniciado el catastro de emergencia productiva, el ministro de Economía, Fomento y Turismo, Luis Felipe Céspedes, junto al titular del Trabajo (s), Francisco Díaz, entregó los primeros subsidios para pequeños aserraderos de la Región del Maule por un total de 120 millones de pesos.

Se trata de recursos aportados a través de Corfo, correspondientes al programa de Apoyo a la Inversión Productiva para la Reactivación (IPRO).

De esta forma, los aserraderos y manufacturas de madera de Damián Fuentes, Luis Alberto Catalán y Sandra Muñoz, que se vieron afectados por los incendios, recibieron 40 millones de pesos cada uno.

“Estos subsidios van a permitir a estas tres empresas reemprender rápidamente, y esto es fundamental porque cuando estuvimos en medio de los incendios dijimos que la primera etapa era enfrentar la catástrofe en sí; después ayudar a las personas que se habían visto afectadas a través de los distintos programas, y la tercera dimensión, era recomponer la actividad productiva para evitar la afectación en fuentes de empleo”, recordó Céspedes.

MÁS BENEFICIADOS

El secretario de Estado también evaluó los avances en materia de reconstrucción. “Se ha hecho un gran trabajo a nivel regional para poder agilizar todos los procesos y de esa forma dar una respuesta rápida a las empresas que se han visto afectadas por el incendio”, acotó.

Por su parte, el ministro del Trabajo (s), Francisco Díaz, destacó que los instrumentos de la cartera se combinaron rápidamente con el Ministerio de Economía y así se logró en pocos días “tener cerca de 270 beneficiados con el subsidio a la Retención de la Mano de Obra y vamos a llegar probablemente a más de mil la próxima semana”.

Respecto a las Fichas de Emergencia Productiva, que permiten catastrar el impacto productivo que tuvieron los incendios, Céspedes detalló que se llenaron 450 formularios, pero precisó que hay que ser cuidadosos para la entrega de los beneficios de modo que lleguen a quienes efectivamente lo necesitan.

En cuanto a la reforestación, el ministro de Economía, Fomento y Turismo explicó que en los próximos dos años los dueños de los aserraderos podrán trabajar con la madera quemada que puede ser utilizada y luego hay que planificar el proceso hacia adelante para asegurar la materia prima. Para ello se conformó una mesa de trabajo, para asegurar la operación de la cadena productiva.

AUTOR: Daniel Giacaman Z.
FUENTE: La Nación / Aton Chile