Luego que los cerca de 2.500 trabajadores del Sindicato N°1 de Minera Escondida iniciaran el jueves su huelga legal, la compañía activó los protocolos de seguridad para resguardar la estabilidad al interior de la faena.

Mientras los huelguistas definían los turnos con que permanecerán en el campamento que armaron al exterior de la mina, que son 7×7 (igual que en el trabajo), en la empresa conformaron el comité de emergencia de la compañía, grupo liderado por su presidente Marcelo Castillo, que lo integran ejecutivos de diversas áreas.

El principal objetivo de ese comité es resguardar la seguridad de las personas y las instalaciones, mientras dure la paralización legal.

Respecto de la eventual duración de la huelga, el presidente del Sindicato N°1, Patricio Tapia, señaló que “nosotros estamos preparados para 60 días (…) Tenemos un respaldo económico a través de las cuotas de los socios más una cuota extraordinaria que hicieron ellos para este acontecimiento”.

Y estimó que “esto va ser una negación dura, en la cual nosotros no estamos dispuestos a entregar todo lo que hemos ganado en batalla. Y somos unos convencidos de que la empresa está actuando mal, porque quiere quitarles beneficios a los trabajadores para darle a los inversionistas extranjeros, y lo más terrible de todo es que chilenos quieren cagar a chilenos. Eso es lo que más duele“.

AUTOR: Ricardo Pérez V.
FUENTE: Aton Chile