Un total de 23 integrantes de una banda de ladrones, conformada en su mayoría por chilenos, fueron detenidos en distintas regiones de España acusados de robar cajeros automáticos de bancos tras hacerlos volar con explosivos.

El grupo también actuaba en domicilios y en vehículos. Además, sus integrantes están acusados de cometer estafas en toda la región de Cataluña, aunque más tarde ampliaron su radio de acción a otras ciudades como Madrid, Valencia, Vitoria y Pamplona.

La policía catalana les considera autores de un robo en un centro comercial, donde utilizaron explosivos para volar dos cajeros automáticos y después esparcieron por el suelo clavos y prendieron fuego a colchones para dificultar la persecución en su contra.

También se les atribuye una veintena de hurtos con uso de la fuerza en domicilios, así como numerosas estafas que cometían tras robar documentos de identidad españoles y tarjetas bancarias, las cuales usaban para sacar dinero en efectivo en bancos.

En los registros se ha incautado un centenar de documentos robados, joyas, relojes y aparatos electrónicos, clavos y pinchos metálicos, cuatro kilos de marihuana y dinero en efectivo manchado de tinta, mecanismo de seguridad que se activa de forma automática en los cajeros cuando los billetes son sustraídos por la fuerza.

Algunos de los 23 detenidos tienen antecedentes judiciales en otros países europeos como Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, Suecia, Italia y Reino Unido.

AUTOR: Daniel Giacaman Z.
FUENTE: La Nación / EFE