Un “toque de queda” y el uso de armas de fuego han sido algunas de las medidas que han tomado los vecinos de la Villa Los Naranjos de Santa Olga para evitar posibles robos o nuevos incendios en el sector.

Uno de los habitantes, identificado como Hernán, afirmó a radio Cooperativa que “lo conversamos y es mejor estar en la casa”.

En ese sentido, explicó que establecieron un “toque de queda” a las 22:00 horas, el que “es obligado por la situación que está pasando, pero ya está más controlado todo y estamos más tranquilos”.

En tanto, el jefe de zona del Ejército, general Javier Iturriaga, comentó que “sabemos que los vecinos han planteado esa necesidad, a través de los alcaldes nos hemos enterado de esta situación. Nosotros junto con patrullar, vamos a coordinar esto“.

“Por supuesto no podemos permitir que vecinos que no tengan armas propiamente inscritas pudieran estar armándose o tomar la ley en sus manos, eso no está bien“, recalcó.

A su vez, otro de los pobladores, identificado como Juan, relató que “mi primo encontró una casa que estaba sin luz y se estaba acercando alguien, lo salió persiguiendo, lo perseguimos y no lo encontramos en el bosque“. “Salieron con una camioneta persiguiendo al tipo, con una escopeta que tenían”, agregó.

AUTOR: Daniel Giacaman Z.
FUENTE: La Nación