No es exagerado hablar de un rotundo fracaso de la Selección chilena Sub 20 en el Sudamericano que se disputa en Ecuador. El equipo que dirige Héctor Robles tenía la misión de clasificar al próximo Mundial de la categoría, pero ni siquiera logró acceder al hexagonal final del certamen al caer 1-0 ante Colombia.

En este contexto, el estratego asumió toda la responsabilidad de esta decepción del combinado nacional juvenil, que terminó en el último lugar del Grupo A.

“El no se cumplió. Por distintas circunstancias no logramos volumen. Chile apareció a chispazos, pero no alcanza a estos niveles. Obviamente desde ese punto la tristeza embarga al equipo y al cuerpo técnico. Solamente me queda decir que no estuvimos a la altura. Siempre el objetivo fue ir al Mundial”, manifestó en conferencia de prensa.

Asimismo, Robles afirmó que “la es del entrenador. Uno tiene que entregar la forma y la idea. Uno se siente defraudado personalmente por no poder estirar los momentos de los chispazos. Este tipo de torneos son muy mentales, si hay un responsable obviamente es el entrenador”.

Por último, el entrenador cerró su diáologo con la prensa con más autocrítica: “Obviamente los rivales son duros, pero no hay excusas. Buscamos variantes, pusimos gente en el mediocampo. El fútbol de Chile apareció en momentos esporádicos y nos faltó contundencia”.

AUTOR: Hermes Domínguez
FUENTE: Triunfo