El tráfico aéreo de pasajeros aumentó en Chile un 10,4% en 2016 respecto del año anterior, superando por primera vez los 20 millones de personas, informaron este miércoles fuentes oficiales.

La cifra de pasajeros, con destino u origen nacional o internacional llegó a 20.039.440, precisó el informe, de la Junta de Aeronáutica Civil (JAC).

De ese total, 9.203.482 pasajeros correspondieron a vuelos con origen o destino internacional, un 11,5% más que en 2015, mientras que los vuelos nacionales transportaron a 10.835.958 personas, un 9,5% más que el año anterior.

Durante diciembre pasado, en tanto, el tráfico totalizó 1.798.640 pasajeros, un 15,6% más que en igual mes de 2015, de los que 846.318 correspondieron a vuelos con origen o destino internacional, que suponen un 14,2% más que en diciembre del año anterior.

Los vuelos locales transportaron a su vez a 952.322 pasajeros en el último mes de 2016, que suponen un 16,9 % más que en el mismo mes de 2015.

Los destinos internacionales con mayor flujo de pasajeros durante 2016 fueron Buenos Aires (1.670.618 pasajeros), Lima (1.259.772) y Sao Paulo (1.142.636), mientras a nivel local las rutas con mayor demanda fueron Santiago-Antofagasta (1.685.815), Santiago-Calama (1.412.864) y Santiago-Iquique (1.091.494), todas hacia el norte del país.

Respecto del transporte de carga aérea, en 2016 se transportaron 346.544 toneladas en vuelos internacionales y locales, un 12,8% más que en 2015.

El aumento del tráfico aéreo de pasajeros en Chile el 2016, según el informe, se situó por encima del promedio mundial, que fue del 5,7%, y del promedio en Latinoamérica, que fue del 6,3%.

“Estimamos que todo esto seguirá profundizándose con el consiguiente beneficio para las personas”, comentó al entregar los datos el secretario general del organismo, Jaime Binder, para quien el 2016 fue “un año de gran dinamismo para el sector aéreo, no sólo por un crecimiento de, sino también por el inicio de la transformación de la industria en varios sentidos”.

Entre ellos, citó la llegada a Chile del modelo de bajo costo, la mayor competencia por el ingreso de nuevos operadores y la reducción de tarifas.

AUTOR: Ricardo Pérez V.
FUENTE: EFE