El arquitecto Edward Rojas, de 64 años, radicado en Chiloé desde 1977, obtuvo el Premio Nacional de Arquitectura que entrega el colegio de la orden cada dos años.

La institución designó a un comité de búsqueda integrado por cinco miembros, quienes luego de recibir postulaciones en una convocatoria abierta, escogió a tres finalistas, entre los cuales el Directorio debió decidir.

Este lunes, en una sesión extraordinaria, un representante por finalista presentó la trayectoria, obras y aportes de cada uno, ocasión en que el directorio nacional del Colegio de Arquitectos de Chile eligió como ganador del Premio Nacional de Arquitectura 2016 a Edward Rojas Vega.

“Con esta decisión el Colegio de Arquitectos quiere hacer homenaje a un arquitecto que pone en valor la arquitectura, el arte y la creación en una zona del país llena de potencial, aportando a su revitalización. Ha fortalecido y logrado dar consistencia a la arquitectura regional”, dijo Pilar Urrejola, presidenta del Colegio de Arquitectos.

“Su acción ha generado un gran interés nacional e internacional en toda la disciplina, traspasando al campo de la docencia, del patrimonio y de la arquitectura de ciudad. Nos ha enseñado que la forma de habitar se asume desde lo sustentable, desde el amor al oficio y por la reinterpretación de la arquitectura regional como una arquitectura de carácter contemporáneo”, agregó.

GENERACIÓN PIONERA

Imagen foto_00000014Rojas Vega es considerado parte de una generación pionera en Chile, que a fines de los años setenta decide vivir y trabajar fuera de la capital. Titulado en la Universidad de Chile -sede Valparaíso- en 1977 llega a Chiloé a profundizar en el conocimiento de esa cultura, como parte del desafío para proponer una obra arquitectónica contemporánea.

Su trayectoria destaca por el desarrollo de una arquitectura sustentable que incorpora la tradición, la identidad y los materiales constructivos del pueblo; el reciclaje de antiguas construcciones de madera y la restauración de iglesias.

Ha sido académico de la Universidad Austral, Arcis y de la Universidad de Santiago; profesor y conferencista invitado en distintas universidades extranjeras. Fue uno de los creadores de la Delegación Chiloé del Colegio de Arquitectos, de la cual fue su presidente entre 1982 y 1988. Desde hace 30 años realiza una obra artística con la técnica de collage, que ha expuesto dentro y fuera del país.

Es coautor de libros como “Palafitos de Castro, Patrimonio vernacular contemporáneo”; “Guía de Arquitectura de Arquitectura y Territorio de Chiloé” y “El reciclaje insular”.

En 2003 recibió el Premio Cultural de la Región de los Lagos, otorgado por la Secretaría Ministerial de Educación de la Región de los Lagos, por su valiosa contribución a la promoción y conservación del Patrimonio Cultural de La Región. Al año siguiente gana el Concurso de Vivienda Social de la XIV Bienal de Arquitectura y Urbanismo y en 2005 y su obra fue expuesta en la Real Academia de las Finas Artes de Dinamarca en la exposición “Chiloé Archipiélago”, la que posteriormente se montó en Noruega y Finlandia, y en el Patio de Los Naranjos de la Moneda.

Este año fue galardonado con el Premio Chiloé de Extensión Cultural 2017, otorgado por el alcalde y concejo de Castro.

AUTOR: Patricia Schüller G.
FUENTE: La Nación