El Gobierno decidió decretar como Zona de Catástrofe a la comuna de Bulnes debido al incendio que ha consumido más de 500 hectáreas y arrasó con al menos 20 viviendas.

La determinación fue confirmada desde el nivel central, lo que implica la asignación de recursos extraordinarios para enfrentar la emergencia que ha generado el siniestro, destruyendo también otras construcciones.

Gonzalo Bustamante, segundo comandante de Bomberos de Quillón, indicó que el punto más conflictivo está ubicado en cercanías de la población Santa Elena, donde las llamas amenazan con afectar a unas 100 casas.

En el lugar se viven escenas dramáticas, con los lugareños tratando de ayudar en medio de la desesperación.

El fuego, que se inició hace tres días y rebrotó esta jornada, ya traspasó en 500 metros hacia el norte la Ruta 148 (ahora renombrada N-48-O, conocida tradicionalmente como el “camino a Bulnes”), que conecta con Quillón.

El combate de las llamas también incluyó dos helicópteros con una capacidad de mil 500 litros, según informaron desde la Corporación Nacional Forestal (Conaf), apoyo que se sumó al de las brigadas terrestres que se mantuvieron apoyados en los focos que presentan mayor complicación.

AUTOR: Daniel Giacaman Z.
FUENTE: La Nación / Aton