“No es sencillo decretar un estado de excepción constitucional porque tiene una serie de implicancias”, explicó el ministro del Interior, Mario Fernández.

El ministro del Interior, Mario Fernández, respondió a las críticas al Ejecutivo sobre una posible tardanza a la hora de decretar la zona de catástrofe en la región de O’Higgins, lugar en que las llamas han consumido más de 30 mil hectáreas.

“Las críticas son legítimas, pero estamos trabajando para enfrentar la catástrofe. No es sencillo decretar un estado de excepción constitucional porque tiene una serie de implicancias (…) hace dos días la situación no meritaba establecer un estado de excepción constitucional”, afirmó.

Asimismo, Fernández se defendió de las críticas señalando que el Gobierno “ha dispuesto de todos los medios activos para combatir la emergencia (…) nuestro principal propósito es mantener el fuego alejado de las zonas urbanas“.

Consultado sobre la posibilidad de pedir ayuda desde el extranjero para el combate de las llamas, Fernández indicó que el apoyo externo “está centrado en conseguir aviones y helicópteros”, no de brigadistas especializados.

“Esta petición de aviones y helicópteros a la comunidad internacional, tiene que ver con las limitaciones que tenemos para enfrentar este inusual fenómeno”, remarcó.

Finalmente, el jefe de gabinete recordó que en la mañana de este sábado la Presidenta Bachelet se reunió con parte de sus ministros para delinear las estrategias a seguir para el combate del fuego, en especial de la región de O’Higgins.

SECCIÓN: Regiones
AUTOR: Ricardo Pérez V.
FUENTE: Aton Chile