Se incrementó el monitoreo de los niveles de operación de la empresa concesionaria Vule y se reforzó la seguridad en los terminales para así asegurar la salida de los buses.

Debido a la huelga legal que cerca de mil choferes de la empresa concesionaria Vule, en el marco de un proceso de negociación colectiva, el Directorio de Transporte Público Metropolitano (DTPM) activó un plan de contingencia con el objetivo de garantizar la continuidad operacional de los servicios de esta empresa.

El DTPM y Vule acordaron reorganizar los horarios de frecuencias, con el objetivo de mantener sus niveles en hora punta,  lo que se logró sin mayores problemas durante la mañana de este jueves.

También se pidió apoyo policial en los terminales para evitar bloqueos y permitir la salida de los buses.

Guillermo Muñoz, director del DTPM, declaró que “se dispuso un plan especial de contingencia, por la afectación principalmente del servicio 301 y 301e, el cual consistió en un grupo de apoyo de servicios de otros operadores, para así poder cumplir con los recorridos que realiza Vule”.

Agregó que se trabaja de forma coordinada con las empresas operadoras de buses, para garantizar el normal desplazamiento de los usuarios.

SECCIÓN: País
AUTOR: Ricardo Pérez V.
FUENTE: La Nación