Brandon Hernández, de 17 años de edad, se encuentra internado en la Clínica Alemana de Temuco desde mediados de diciembre luego de recibir un disparo por la espalda de parte de un sargento segundo del retén de Pailahueque.

Brandon Hernández, el mapuche de 17 años que recibió un balazo por la espalda de parte de un carabinero, aseguró este jueves que el disparo “fue intencional” y pidió “que se haga justicia” por el daño que sufrió.

El hecho se produjo el domingo 18 de diciembre en la localidad de Curaco, comuna de Collipulli, tras lo cual el joven comunero se mantiene internado en la Clínica Alemana de Temuco hasta el día de hoy.

“Yo recuerdo todo. Recuerdo que estaba con mi hermano arreglando el auto y él salió a andar en bici y lo agarraron a él. Los cinco carabineros lo ataron a él y yo fui corriendo a defenderlo. En eso me agarran a mí, me tiran al suelo, me ponen el pie sobre la espalda y me disparan“, relató Hernández a radio Cooperativa.

El menor afirmó que el disparo “fue intencional”, a diferencia de la versión de Carabineros, que aseguró que la acción ejecutada por el sargento segundo Cristián Rivera fue “un accidente”.

Quiero que se haga justicia por lo que me hicieron. Hay tanta gente víctima ahora, hoy en día, abuelos, ancianos, todos. Niños, jóvenes… Le apuntan los carabineros como si nada, se creen todo”, expresó Hernández.

El joven, que aún presenta problemas para mover las piernas, dijo que anteriormente ya había presenciado situaciones de este tipo en su comunidad.

SECCIÓN: País
AUTOR: Daniel Giacaman Z.
FUENTE: La Nación