Ministro del Interior indicó que “algunas opiniones que se han dado de que el Gobierno se está inmiscuyendo en algo que no le corresponde no es efectivo”.

Si primero fue el subsecretario de Interior, Mahmud Aleuy, quien se refirió al caso de la machi en huelga de hambre, Francisca Linconao, esta vez el propio ministro de la cartera, Mario Fernández, quien comentó el estado de la mapuche.

“Quiero ser extremadamente claro: la señora Linconao está en medio de un proceso, está cumpliendo una medida cautelar. Algunas opiniones que se han dado de que el Gobierno se está inmiscuyendo en algo que no le corresponde no es efectivo, porque el Gobierno es parte de esto desde que se inició el caso”, dijo Fernández de manera tajante.

En ese sentido añadió que “tampoco está en cuestionamiento ni en debate la libertad (…) se ha hablado de las medidas cautelares que le afectan y lo que se está discutiendo hoy en tribunales es un recurso de amparo que ha interpuesto la defensa de la machi Linconao, no el Gobierno”.

Tal como manifestó Aleuy, Fernández aseguró que “otra cosa es el deber del Estado de preocuparse por cada uno de sus habitantes (…) una persona en huelga de hambre es asunto siempre de cualquier Gobierno de cualquier tipo en cualquier situación”.

“Tendré en cuenta las opiniones”

Mario Fernández también aseveró que tendrá en cuenta las opiniones que apuntan a que el gobierno desista de la querella interpuesta contra los responsables de la muerte de los Luchsinger-Mackay.

“Me han solicitado entrevistas, parlamentarios de distintos partidos, de Gobierno y de oposición, y a todos los atenderé y tendré en cuenta las opiniones de todos. Es el deber del Gobierno hacerlo (…) los parlamentarios y los chilenos tienen todo el derecho a expresar opiniones respecto de un tema”, dijo.

SECCIÓN: País
AUTOR: Patricio Gutiérrez Villagrán
FUENTE: La Nación