“Categóricamente no, eso sería una exageración”, sentenció este jueves el presidente de Adimark GFK, Roberto Méndez, al ser consultado si las rutinas de humor en el Festival de Viña que aludieron a los casos de corrupción que salpican al Gobierno habrían incidido en la evaluación del mes de febrero que dio un 27% de apoyo a la Presidenta Michelle Bachelet y apenas un 20% al Ejecutivo.

“Sabemos que las coyunturas afectan las aprobaciones, pero sería muy frívolo y muy despectivo para cómo se mueve la opinión pública, que pensar que una rutina humorística podría provocar un efecto permanente”, subrayó el encargado de la encuesta mensual que lleva realizándose 10 años en el país.

Acotó que “creo que efectivamente se producen unos saltos de evaluación, pero no podría ser, porque la opinión pública se mueve por otras variables políticas, económicas, eso sería una exageración”, recalcó Méndez, al comentar los principales resultados del sondeo en el que la Mandataria se recuperó en liderazgo (46%) y confianza con un alza de 5 puntos (42%), aunque no en los niveles de su primera administración.

“La confianza se recupera respecto de los muy malos resultados que tuvo en diciembre y enero por lo de la formalización de la nuera, la tensión que provocó (la tardía salida) el administrador de La Moneda (Cristián Riquelme), pero un 42% de confianza está en la media post Caval. Los efectos de Caval sobre la confianza no se han recuperado”, explicó.

No obstante indicó que “da la impresión que hubo una recuperación especialmente en sus atributos más duros. Creo que ella ha logrado recuperar no los atributos más blandos pero sí liderazgo personal, y esta persistencia de llevar a cabo su programa presidencial”.

Respecto de recuperar el respaldo a su gestión global, el jefe de Adimark señaló que “puede hacerlo, el segundo año de los gobiernos en general son bajos y en el tercero y cuarto tienden a recuperarse, aunque (recuperar) la confianza va a costar. Pero es probable que ella pueda recuperar niveles de aprobación más razonables del orden del 40% o 50%”.

Imagen foto_00000001

BAJA EN EL GOBIERNO

El 20% obtenido en evaluación positiva por parte de la ciudadanía no dejó bien parado al Gobierno, lo que se debe según Méndez a que “la figura de la Presidenta estuvo más bien ausente” por estar de vacaciones, lo que impactó directamente a su equipo de trabajo.

“La aprobación del Gobierno marca un nivel bajo, es decir, los costos de lo que haya ocurrido políticamente en febrero los pagó más el Gobierno que la Presidenta que, por lo demás, estuvo de vacaciones gran parte del mes”, apuntó.

“El mes de febrero estuvo marcado por diversos hitos. Uno fue el tema económico que claramente se movió en un sentido negativo, eso se nota en la encuesta que el Gobierno tiene una peor evaluación sobre ese tema, el alza de tarifas de la locomoción, el bloqueo de los camiones, discusión del caso Caval respecto del administrador de La Moneda, y un dato anecdótico que puede ser el hecho del documental que afectó en las caídas del Gobierno. Creo que el ministro (Marcelo) Díaz bajó por eso”, concluyó.

AUTOR: Samuel Romo
FUENTE: Giselle Sauré Guichou