Tras intensas negociaciones, los trabajadores de la mina de carbón Santa Ana, en Curanilahue, terminaron con la protesta que los mantenía desde el lunes a 320 metros bajo tierra en el mismo yacimiento.

La manifestación tenía por fin reclamar por el incumplimiento de acuerdos firmados con el Gobierno en agosto del año pasado, luego de otra protesta similar en demanda del pago de remuneraciones y cotizaciones previsionales, por parte de la empresa carbonífera SW Curanilahue S.A.

Nos fue bien pero no excelente. Al menos se reforzaron los compromisos antes hechos”, dijo el presidente del sindicato, Luis Chandía, concluidas las negociaciones con las autoridades regionales.

El dirigente dijo que “de cierta forma hay un grado de satisfacción porque ya que se cumpla algo que no se estaba haciendo, es un progreso“, pero dejó entrever las dudas porque “así como se incumplió, quien nos asegura que no se vuelva a incumplir”.

FUTURO DE LA MINA

Respecto al punto más importante de las conversaciones con las autoridades, que era la continuidad laboral de la mina, explicó que “ellos (las autoridades) pusieron a disposición un equipo técnico para asesorías y trabajar en conjunto con nosotros, para ver la posibilidad de volver a echar a andar esta mina de carbón”.

El intendente del Biobío Rodrigo Díaz, por su parte, declaró que “se trabajará en una comisión de profesionales que asesorarán a los ex trabajadores en la confección de una propuesta técnica y económica para tener la posibilidad de tomar el control del yacimiento”.

AUTOR: Samuel Romo
FUENTE: La Nación/Aton Chile