Yo nunca discutí o regateé los valores que me dijo Claudio Canales, yo asumí que esos eran los valores que correspondían por su trabajo”, afirmó el ex asesor de campaña de Carolina Tohá y actual director del Museo de la Memoria, Ricardo Brodsky, al refutar el testimonio del periodista que afirma que los servicios digitales prestados al PPD en 2010 fueron pagados por él con dineros de la empresa Imaginacción, propiedad de Enrique Correa.

El profesional de las comunicaciones creó e implementó un sitio web para la colectividad cuando la alcaldesa de Santiago se estaba postulando a presidenta del partido y en cuya etapa inicial su asesor más cercano fue Brodsky, quien en su declaración como imputado en el caso SQM del 4 de enero pasado a la fiscal Carmen Gloria Segura, sostuvo que en ese tiempo Canales se vinculó al PPD con ganas de colaborar y se le advirtió que no había plata para pagar cualquier trabajo que realizara.

Añadió que él insistió en hacerlo y que como era una labor que requería mucho tiempo personas involucró a su empresa para crear el portal Ciudadanía Conectada. Ante esto y como se aproximaba su salida del círculo de Tohá en la previa a la candidatura, el hoy jefe del Museo de La Memoria le señaló al periodista que iba a ser David Flores el encargado de hacer el pago.

“David Flores formó parte del grupo de apoyo a la candidatura de Carolina Tohá. Recuerdo que dijo que él podía ver quién podía pagar el servicio de Claudio Canales, y yo le escribí un mail a Canales diciéndole que se pusiera en contacto con David Flores, para ver si por ahí se le podría pagar. Nunca supe ni cómo ni quién le iba a pagar hasta que esto salió en la prensa a mediados del año pasado”, versa el expediente al que tuvo acceso CNN Chile.

Subrayó que la situación “coincide con mi salida del grupo en cuanto a la campaña, por eso nunca supe cómo se le iba a pagar, por qué medio ni quién iba a pagar este servicio”, contraviniendo los dichos del periodista que asegura que fue Brodsky quien le habló de dinero y de dónde provendrían a cambio de que las facturas fueran a nombre de Kybalion.

AUTOR: Giselle Sauré Guichou
FUENTE: La Nación